Halitosis: causas y remedios para combatirla

por / Viernes, 14 marzo 2014 / Publicado enSalud dental
causas de la halitosis y como quitar el mal aliento

La halitosis es un gran problema que afecta a 9 de cada 10 personas en algún momento de su vida, por diferentes causas, sin discriminar entre hombre y mujer.

El problema de la halitosis afecta en gran manera a la comunicación oral de las personas, limitándola, por vergüenza normalmente. Esto suele producir en esas personas acciones como el gesto de taparse la boca, utilizar productos que aporten otro olor e incluso usar chicles o caramelos para evitar trasmitir esa mala sensación.

Existen también personas que desconocen su problema y otros que viven obsesionados con una “supuesta” halitosis imaginaria, pues una cosa es que te huela mal el aliento y otra, que lo normal sea que huela como un ambientador: ni tanto, ni tan calvo. Por eso la halitosis también afecta a los comportamientos sociales de las personas que lo padecen, ya sea en su vida personal como en su lugar de trabajo.

Hace años que se trabaja para tratar y prevenir este problema, ya que la solución es muy demandada por nuestra sociedad.

La verdad sobre el mal aliento

Una parte de la población asocia el mal aliento a la falta de higiene, que en gran parte es así: tienen una acumulación de biofilm oral en lengua y encías y si no se limpian en un tiempo prudencial, los restos orgánicos se van descomponiendo y produciendo el mal olor. También puede haber otras causas en el ámbito bucal que lo generen, como problemas de boca seca (cuadro xerostómico) o la hiposalivación.

Es importante tener en cuenta que un problema de mal aliento puede alertarnos de problemas de salud graves como el cáncer de pulmón, cáncer de estomago, cirrosis hepática o fallo renal.

Podemos distinguir 3 tipos de halitosis:

  • Halitosis genuina o verdadera, este tipo es cuando realmente percibimos el mal olor.
  • Este olor puede ser de origen oral en el caso de la h. genuina filológica o la h. patológica extraoral que encontraremos en problemas otorrinolaringológitos o en otras patologías sistémicas.
  • La pseudohalitosis se considera cuando el paciente indica que tiene mal olor pero verdaderamente no existe.

Añadir a estos tres tipos la Halitofobia, que es cuando el paciente es tratado por halitosis real y sigue insistiendo en que el mal aliento continúa, lo cual es motivo para derivarlo a un profesional de la psicología.

Después de todo lo expuesto anteriormente podemos considerar que la halitosis es un mal de repercusión social pero que nos alerta de diferentes patologías, por tanto muy útil aunque muy molesta.

Consejos para remediar o combatir la halitosis

El tratamiento de la halitosis, siempre y cuando no sea resultado de otras enfermedades, puede mejorar siguiendo estos consejos:

  • Evitar el tabaco, alcohol, café y alimentos de intenso sabor u olor como el ajo, que potencian la halitosis.
  • Ingesta abundante de agua: se recomienda beber entre uno y dos litros de agua al día para favorecer la producción de saliva.
  • Cepillado dental, como mínimo tres veces al día o después de cada comida principal y sobre todo nunca olvidar antes de ir a dormir por la noche. El cepillado de los dientes debe realizarse en todas sus caras y también debe incluir el dorso de la lengua. Se recomienda un cepillo dental suave si sangran las encías y una pasta de dientes que no contenga flúor.
  • Colutorios bucales (especialmente los que contienen agentes antisépticos) tras el cepillado o entre cepillados. Su eficacia es transitoria y no deberían sustituir al cepillado dental sino complementarlo.
  • Uso de seda dental: para eliminar los restos de comida incrustados entre los dientes. Debe realizar después de las comidas y antes del cepillado dental.
  • Masticar chicle sin azúcar: es otro remedio contra la halitosis entre las comidas o entre cepillados de dientes, debido a que se aumenta la producción de saliva. Tampoco debe sustituir al cepillado dental. Los chicles con Xilitol, además, tienen un efecto bacteriostático debido a la neutralización de los ácidos y evitan la formación de placa dental.
  • Acudir a un odontólogo que explore la cavidad oral, todas las piezas dentarias y las encías. Es posible que aconseje una tartrectomía para eliminar el sarro y la placa bacteriana y trate las piezas dentales con caries o extraiga las piezas en muy mal estado.

Deja un comentario

*

SUBIR