¿Por qué se manchan los dientes?

por / Lunes, 25 mayo 2015 / Publicado enSalud dental
dientes blancos

 

 

 Consejos para mantener una buena sonrisa

No hay mejor complemento que una sonrisa bonita. Mantener nuestros dientes blancos y radiantes es una tarea que exige dedicación, ya que continuamente estamos expuestos a elementos que afectan a nuestra salud bucal: tabaco, café, azúcar…

El objetivo es evitar que se forme placa en la superficie de los dientes, ya que ésta es el principal foco de bacterias para nuestra boca. Esto no es solo cuestión de combinar la alimentación y el cepillado. Muchas enfermedades y tratamientos médicos pueden llevar a la decoloración de los dientes, como la quimioterapia.

La edad y la genética también influyen en el color de nuestros dientes. Conforme pasan los años, la capa exterior del esmalte se vuelve más fina, y nos hace más vulnerables a la decoloración.

Si a pesar de llevar una correcta higiene bucal no conseguimos el blanco esperado, lo más recomendable es acudir a un especialista.

 

 

Los tipos de manchas del esmalte

Las manchas que aparecen en la superficie del diente se llaman manchas extrínsecas, y se producen como resultado de consumir bebidas y alimentos coloreados, fumar y el desgaste diario.  Las manchas extrínsecas más superficiales se pueden eliminar con el cepillado y una pasta blanqueadora. Las más resistentes, requieren un mayor esfuerzo, como un tratamiento de blanqueamiento en la consulta del dentista. Si no se eliminan adecuadamente, las manchas pueden penetrar totalmente el esmalte, pasar a la dentina e incrustarse allí.

 

mancha extrínseca

mancha extrínseca

 

 

Cuando las manchas se forman en la parte interna del diente se llaman manchas intrínsecas que se originan por traumas (golpes, accidentes),  por envejecimiento, exposición a sustancias o medicamentos como la tetraciclina durante la formación del diente, o a una ingestión excesiva de fluoruro (flúor).  En el pasado, se consideraba que no era posible corregir las manchas de este tipo, pero en la actualidad los expertos en odontología cosmética cuentan con diferentes tratamientos para mejorarlas.

 

 

 

 

mancha intrínseca

mancha intrínseca

 

Causas más comunes de las manchas de los dientes

Edad: hay una correlación directa entre la edad y la coloración del diente. Con los años, el esmalte se oscurece debido al uso y al desgaste diario y continuo, así como a la acumulación de las manchas.

Genética: cada persona nace con un tono de esmalte particular, más claro o más oscuro.  Otras tienen un esmalte más opaco o más traslúcido.  Las personas con esmaltes más opacos y gruesos tiene una ligera ventaja sobre las demás: sus dientes parecen más claros y brillantes y responden mejor al blanqueamiento. Los dientes más delgados y más transparentes – más notable en los dientes frontales- tienen menos cantidad del pigmento necesario para el blanqueamiento.

Bebidas y alimentos: el consumo habitual de café, cola, vino tinto, té, zanahorias, naranjas y otras bebidas y alimentos de color intenso, pueden ir manchando los dientes con el paso de los años.  Más aún: los alimentos ácidos como las frutas cítricas y el vinagre pueden erosionar el esmalte. Como resultado, éste se torna más transparente y deja ver la dentina amarillenta que queda debajo.

El  hábito de fumar: la nicotina va depositando residuos de color café que se van adhiriendo a la estructura del diente y causan una mancha intrínseca.

Químicos y medicamentos: el consumo de antibióticos como la tetraciclina y la  doxiciclina mientras se forman los dientes (antes de los 8 años de edad),  puede producir manchas grisáceas o de color café, difíciles de quitar. Los enjuagues bucales que contienen clorexidina, los antihistamínicos como el Benadryl, los medicamentos anti psicóticos y para la hipertensión también pueden decolorar los dientes.

Rechinar de dientes: el bruxismo, por lo general asociado al estrés, añade más cuarteaduras al esmalte y causa que los bordes cortantes se oscurezcan.

Malos hábitos de higiene dental: el no cepillado frecuente de los dientes o el hacerlo mal, si no se elimina la placa dental, también puede causar la decoloración de los dientes.

Exceso de flúor: ya sea por el medio ambiente, a través del agua del grifo, o el uso excesivo de enjuagues, pastas dentales y suplementos de fluoruro.

Materiales dentales: algunos tipos de amalgamas, especialmente las que contienen sulfuro de plata, pueden darle una sombra grisácea al esmalte.

Tratamientos: la radiación y la quimioterapia para el cuello y la cabeza también pueden causar decoloración de los dientes.

resultados antes y después del blanqueamiento dental

resultados antes y después del blanqueamiento dental

 

 

Deja un comentario

*

SUBIR