Entradas

 

La revascularización es una técnica bastante moderna, la cual viene evolucionando desde hace ya 4 años y sobre todo la empleamos para “dientes permanentes jóvenes”, es decir, dientes definitivos que han sufrido un traumatismo durante su desarrollo, de tal manera que éste no se llega a completar por que el nervio del interior del diente muere. Estos dientes antiguamente tenían un pronóstico muy complicado, porque la estructura que quedaba era una estructura muy débil, la cual se podía fracturar o extraer fácilmente.

La técnica es sencilla, realizándose en dos citas muy cortas (media hora) en la que conseguimos estimular completamente el crecimiento de la raíz del diente, llevándose a cabo sobre todo en niños de 6 a 12 años, ya que no se les puede colocar ningún tipo de implante. La metodología es la siguiente: colocamos una pasta que contiene antibiótico en la raíz del diente en la primera sesión dejándola actuar 15 días. Pasado ese tiempo lavamos y estimulamos un sangrado profuso en la raíz, que controlamos desde la parte coronal aprovechando el plasma rico en plaquetas.

Si quieres aprender más sobre esta técnica tan utilizada en nuestra clínica no dudes en escuchar al Dr. Zorita en nuestra nueva aparición en los medios, endodoncista de Clínica Dental Alcalá, el cual te solventará todas las dudas que tengas sobre la revascularización.

 

 

¡Esperamos vuestros comentarios!

 

 

 

La porcelana es una material que se usa en odontología cuando hemos tenido un pequeño accidente, una anomalía en la posición de los dientes o que el color de nuestros dientes se ha deteriorado por algún tratamiento con medicamentos, es decir, pequeños trastornos dentales en los que no hay que hacer ningún tipo de cirugía.

Las carillas de porcelana son la solución, ya que son muy finas y muy resistentes por que se pegan con un material especifico en intima unión con el diente, duran toda la vida excepto si hay una anomalía, como una caries que no entra por la posición del diente que no esta recubierta de porcelana. Para problemas dentales más serios nosotros recomendamos la corona dental, como por ejemplo cuando tenemos una distrucción muy pronunciada del diente o cuando tenemos una mal posición del eje de dicho diente.

Escucha ya nuestro nuevo podcast en el que el Doctor Llanos solventará todas tus dudas sobre las carillas de porcelana y las coronas dentales.

 

 

 

El resultado final de un  tratamiento de odontología es gracias a los protésicos dentales, ya que el odontólogo prepara todo el terreno para recibir la prótesis y si no hay un buen equipo de protésicos, difícilmente se puede ensalzar el trabajo y conseguir un buen efecto.

Como dato curioso podríamos comparar los protésicos con un escultor, ya que éstos se  trabajan artesanalmente pieza por pieza y personaliza los dientes según los rasgos del paciente.

Con este podcats queremos rendir un homenaje a los protésicos y al Doctor Llanos, que trabaja en Clínica Dental Alcalá como protésico, además de ser también odontólogo.

 

¿Qué es una carilla de porcelana?

Las carillas o facetas dentales son prótesis, normalmente de porcelana, finas que se pegan en la superficie anterior de los dientes, proporcionando una apariencia natural y atractiva. Las carillas dentales se usan para corregir dientes fracturados, manchados, desalineados, desgastados, desiguales o con separación anormal y suelen tener un grosor aproximado entre 0,8 y 1,5 mm.

Tipos de carillas dentales

Los dos materiales más comunes usados en la fabricación de las carillas dentales son la resina (composite) y la porcelana. Las carillas se pegan a los dientes con cemento resinoso. La porcelana es un material débil pero cuando se pega firmemente al diente, puede volverse muy fuerte y durable. La diferencia entre una u otra es la durabilidad y mantenimiento; las de composite necesitan ser pulidas una vez al año mientras que las de porcelana son inalterables. Pueden emplearse tanto en los dientes superiores como en los inferiores. Además de las diferencias anteriormente mostradas, mencionar que debido a su durabilidad, las de porcelana son más caras que las de composite.

Las carillas que más estética ofrecen y también más resistencia son las confeccionadas con porcelana feldespática. Se trata de varias capas de porcelana, añadidas en varias cocciones, y constan de una primera capa más opaca capaz de enmascarar el color oscuro del diente y darle un aspecto más luminoso. Sobre esta capa de porcelana se van añadiendo cuerpos de porcelana de diferentes tonos y transparencias, de modo que el resultado final es muy natural, con muchos matices, imitando la anatomía real de un diente. De este modo, las carillas se hacen imperceptibles.

Después de lo anteriormente mencionado, ¿Cuáles recomienda Clínica Dental Alcalá? Las carillas de porcelana.

¿Cómo se colocan las carillas?Implantación de una carilla de porcelana

El dentista retira una pequeña cantidad de la superficie del diente para permitir la colocación de las láminas. Enseguida, saca la impresión de los dientes y la envía a un laboratorio de prótesis. La carilla se hace de modo que entre perfectamente en el diente y en la boca. La carilla se pega al diente con cemento resinoso.

 

Limpieza de las carillas dentales

Las carillas se deben limpiar como sus propios dientes. El uso del hilo dental una vez por día y el cepillado por lo menos dos veces por día con una crema dental con flúor ayudan a remover los residuos de alimentos y la placa bacteriana.

Antes y después de tener una carilla de porcelana

¿Qué es?

Podemos definirla como aquel caso clínico que precisa de la intervención del profesional de la salud oral en la mayor brevedad posible. El odontólogo general en la mayoría de los casos puede brindar los primeros auxilios, hasta que sea resuelto definitivamente por el especialista.

Las emergencias dentales más comunes generalmente van acompañadas por fuerte dolor, debido a que las estructuras orales son muy sensibles y la cavidad pulpar dentaria está rodeada de tejido duro, dentina y cemento.

¿Cuáles son las más comunes?

  1. Inflamaciones periodontales: causadas por las bacterias que se depositan alrededor del diente, formándose la placa dentaria. Si esta no es eliminada por una correcta higiene, se calcifica y aparece el tártaro o cálculo dental, el paciente va a referir sangrado espontáneo, cambio de coloración en la encía, secreción purulenta, mal aliento y en casos agudos, intenso dolor.
  2. Afección cariosa: destruye los tejidos duros del diente, debido a la acción de los ácidos liberados por las bacterias que se encuentran en la superficie dentaria.
  3. Fractura  dentaria: puede ser de origen traumático o infeccioso (caries dental), dependiendo en la zona donde la corona del diente se fractura.
  4. Avulsión dentaria: expulsión violenta de un diente de su alveolo, su lugar en el maxilar, debido a un golpe o un trauma.
  5. Absceso dental: Acumulación de pus en el tejido de alrededor del diente, como resultado de una infección bacteriana.

Ante cualquiera de estas situaciones, recordaros que Clínica Dental Alcalá dispone de servicio a domicilio para aquellas personas que no pueden desplazarse hasta nuestro centro. Cualquier dolor o anomalía bucal es necesario tratarlo lo antes posible, por lo que la imposibilidad del desplazamiento no debe ser un impedimento para nuestros pacientes. Un equipo de profesionales se trasladará hasta el domicilio para valorar el caso y dar la solución

Que son los implantes

 

Los implantes son una especie de raíces artificiales que van fijadas al uso para sustituir una pieza dental que no tenemos. Suelen estar hechos de titanio puro porque es un material 100% biocompatible. Se colocan en la mandíbula o el maxilar y una vez que estén osteointegrados darán soporte a las coronas dentales que irán integrados en ellos. También pueden dar soporte a prótesis dentales o dentaduras completas.

 

Con los implantes haremos que el hueso de los maxilares mantenga su función y no pierda volumen por reabsorción, así evitaremos el deterioro de los tejidos y el aspecto de cara envejecida por formación de pliegues y arrugas.

 

piezas de un implante dental

piezas de un implante dental

La colocación de los implantes ha de estar bien planificada. En Clínica Dental Alcalá realizaremos un estudio completo y daremos la mejor solución para la colocación de el/los implantes valorando de forma individualizada el estado de su salud bucal para conocer posibles riesgos y contraindicaciones en el estado de su salud dental.

 

Cómo se realiza un implante

cirugía para implante dental

cirugía realizada en la encía para insertar el implante

 

El procedimiento quirúrgico se suele realizar en dos fases. En la primera se coloca o inserta el implante en el maxilar o mandíbula, dejándolo totalmente cubierto por encía durante un período variable que estimará nuestro equipo de cirujanos. En la segunda fase, que por lo general son unas semanas después, se realiza una pequeña incisión en la encía para cerciorarnos de que el implante esté en buen estado y nos permita efectuar la colocación del pilar, que queda en contacto con el medio bucal y servirá de unión a la corona o prótesis.

 

Con frecuencia las fuerzas aplicadas sobre los implantes debido a los impactos masticatorios durante la osteointegración, pueden interferir con el proceso normal que favorece la integración entre implante y hueso. El tabaco es otro de los factores que no favorece la osteointegración, de hecho la mayoría de complicaciones se dan en pacientes fumadores. También influyen factores como la diabetes, periodontitis o el bruxismo.

 

El 98 % de los implantes se integra en el hueso correctamente después de la operación y, a los 15 años, más del 90 % de los colocados siguen funcionando perfectamente. No obstante, los implantes necesitan revisiones periódicas para que funcionen correctamente. Los implantes dentales precisan de un tratamiento de mantenimiento dependiendo de las necesidades de cada paciente. Mediante revisiones periódicas podremos detectar posibles complicaciones. Así los implantes podrán ser un éxito a largo plazo.

¿Qué hacer ante una intrusión en un diente?

Las intrusiones en los dientes se provocan por traumatismos o golpes en la zona dental, originando que el diente se meta hacia dentro en mayor o menor medida. A continuación vamos a comentar qué son las instrusiones dentales, qué edades son las más propicias y cómo hay que actuar cuando ésto ocurre.

Dentro de los traumatismos dentales más comunes vamos a hablar de las luxaciones de los dientes que afectan a la estructura, incluyendo el ligamento periodontal y el hueso alveolar.

Entre las diferentes luxaciones por traumatismo que podemos encontrar: contusión, subluxación o extrusión.

La luxación por intrusión es una de las más graves de todas, pues puede llegar a afectar al nervio si la intrusión es muy fuerte. Suele producirse por un traumatismo en el que el diente es incluido en el espacio alveolar (donde está la raíz del diente).

La luxación por intrusión constituye del 5 al 22% de lesiones en la cavidad bucal. El traumatismo puede haberse provocado por dos motivos: o por el choque de los maxilares superior e inferior, o bien por una caída con la boca abierta en el que el maxilar superior se golpea con una superficie dura. Este tipo de luxaciones suelen darse en los dientes incisivos en un 80% de los casos.

Tipos de intrusiones

Dentro de las luxaciones por intrusión nos encontramos tres niveles:

  • Leve: en estos casos el diente que ha sufrido el traumatismo se aprecia un poco más pequeño que los dientes vecinos.
  • Moderado: es cuando el diente se nota más metido hacia dentro. Hay que acudir a un dentista para que evalúe la gravedad de la intrusión y proceder al tratamiento correspondiente.
  • Grave: en estos casos, el diente ha desaparecido por completo y entran en peligro toda la estructura ósea del diente y los tejidos que lo componen, nervios incluidos. Cuando se sufre este tipo de traumatismo, la persona afectada notará un dolor muy agudo y un sangrado constante. Cuando esto sucede hay que acudir inmediatamente al odontólogo para que evalúe los daños que ha provocado el traumatismo. Se suele proceder a la extracción de la pieza con anestesia para evitar que la pieza dañe el germen del diente permanente. En la mayoría de los casos no se puede comprobar el daño provocado al diente permanente hasta que éste no ha crecido, puede haber desde una pérdida del esmalte dental hasta graves deformaciones del diente.

Qué hacer en caso de tener una intrusión

Una vez que se ha producido el traumatismo sea de la gravedad que sea, hay que informar al odontólogo de todos los detalles: como se ha provocado, hace cuanto tiempo y dónde ha sucedido.

En estos casos el tiempo de actuación desde que ha sucedido el traumatismo cobra una gran importancia, sobretodo si la intrusión es de gravedad ya que el nervio puede haber sufrido daños y puede haber afectado al germen del diente permanente (en el caso de que el niño aún tenga dientes de leche).

Los traumatismos en la zona dental suceden con gran frecuencia. Las edades más propicias a sufrir este tipo de traumatismos son:

  • En edad preescolar (de 1 a 3 años) en su mayoría por caídas.
  • En edad escolar (de 7 a 10 años) causados por accidentes deportivos, accidentes en bici y en patios de colegio.
  • En edad adolescente (16 a 18 años) generados por peleas, accidentes deportivos o de tráfico.

Según el tipo de diente que se vea afectado por el traumatismo, si es una pieza de leche o permanente se va a actuar de formas diferentes:

Si es un diente de leche lo primero es asegurarse que el diente permanente que crecerá después en su lugar no sufra ningún daño, por lo que se recomendará dieta blanda, analgésicos, y visitar al dentista bajo un régimen pautado de revisiones para seguir el procedimiento y que el diente se recoloque con normalidad. Algo que no debemos olvidar es que aunque el diente quede intacto tras el traumatismo no se debe descuidar ya que la fuerza del golpe puede afectar al nervio y provocar que este muera y cause deformaciones en el diente permanente.

Si la pieza es permanente lo que se trata es de mantener la viabilidad del ligamento periodontal. El diagnóstico dependerá de la altura incisal del diente que ha sufrido el traumatismo con respecto a los dientes vecinos.

Tratamientos

Dependiendo de la gravedad de la intrusión el odontólogo optará por dos vías de actuación: o esperará a que el diente salga por si sólo en el caso de que no haya afectado al nervio y bajo revisiones en un plazo de entre 1 y 6 meses recupere su lugar habitual o realizará una exodoncia si el caso es más grave y la luxación afecta al nervio porque invade la zona folicular de la pieza dental afectada, entonces, hay que extraerla realizando una pequeña apertura en el paladar para colocar adicamentos que permita recolocar el diente en su lugar correspondiente.

En conclusión, una luxación por intrusión puede llegar a ser algo grave por lo que en cuanto suceda un traumatismo de este tipo hay que acudir cuanto antes al odontólogo para que analice la situación y actúe de la forma más adecuada para que el paciente sufra los menores daños posibles.

Contacta por teléfono



 Teléfono:
(+34) 913 566 077

 Dirección:
Alcalá 198 (entrada por Bocangel) 1B esc dcha
28028 Madrid
Metro: Ventas – Autobuses: 48, 53, 106, 110, 210
¿Como llegar?

 Horario:
Lunes a Jueves de 10:00 -20:00 ( horario ininterrumpido)
Viernes de 10:00 – 18:00 ( horario ininterrumpido)

 Email:
recepcion@clinicadentalalcala.com

Contacta por email