Entradas

 

La revascularización es una técnica bastante moderna, la cual viene evolucionando desde hace ya 4 años y sobre todo la empleamos para “dientes permanentes jóvenes”, es decir, dientes definitivos que han sufrido un traumatismo durante su desarrollo, de tal manera que éste no se llega a completar por que el nervio del interior del diente muere. Estos dientes antiguamente tenían un pronóstico muy complicado, porque la estructura que quedaba era una estructura muy débil, la cual se podía fracturar o extraer fácilmente.

La técnica es sencilla, realizándose en dos citas muy cortas (media hora) en la que conseguimos estimular completamente el crecimiento de la raíz del diente, llevándose a cabo sobre todo en niños de 6 a 12 años, ya que no se les puede colocar ningún tipo de implante. La metodología es la siguiente: colocamos una pasta que contiene antibiótico en la raíz del diente en la primera sesión dejándola actuar 15 días. Pasado ese tiempo lavamos y estimulamos un sangrado profuso en la raíz, que controlamos desde la parte coronal aprovechando el plasma rico en plaquetas.

Si quieres aprender más sobre esta técnica tan utilizada en nuestra clínica no dudes en escuchar al Dr. Zorita en nuestra nueva aparición en los medios, endodoncista de Clínica Dental Alcalá, el cual te solventará todas las dudas que tengas sobre la revascularización.

 

 

¡Esperamos vuestros comentarios!

 

 

 

Transcripción de la colaboración del Doctor Zorita en la radio, odontólogo principal en Clínica Dental Alcalá.

P: “Antiguamente se solía preguntar a los jóvenes si les habían salido o no, los terceros molares, es decir, las muelas del juicio: precisamente para determinar si ya se le podía considerar “adulto” a esa persona.

Con las muelas del juicio existen muchos mitos:

  • Que todo el mundo tiene muelas del juicio
  • Toda muela del juicio debe ser extraída

¿Siempre dan problemas las muelas del juicio o solamente cuando no tienen hueco para poder salir?”

Doctor Zorita:

Realmente hay varios supuestos:

Si las muelas se encuentran en la arcada, tienen la posición normal, es decir, formando parte de una arcada normal, y encuentran contacto con su antagonista (es decir, la de arriba con la de abajo o viceversa) entonces son dientes normales que no tienen porqué dar problemas si mantenemos una higiene adecuada.

El problema viene cuando estas muelas no cuentan con el espacio suficiente o bien no ocluyen bien con su antagonista (la de abajo con la de arriba o al revés) entonces no salen bien, ahí sí nos vemos sometidos a problemas de dolor, a diferentes problemas infecciosos que sí requieren la ayuda de un profesional.

P: “Nos podemos encontrar con problemas por mantenerlas o bien por extraerlas, ¿no es así?”

Doctor Zorita:

Las muelas en la boca tienden a crecer (erupción pasiva) hasta que encuentran un tope, que normalmente es el diente contrario en la boca.

Si eliminas una de las dos, la otra no encuentra el tope y crece más de lo normal. Pero empieza a salir (erupcionar) de una forma anómala, no sigue una posición correcta: con lo cual empezamos a tener problemas de malposición dentaria, problemas de higiene, de caries o de infecciones de encías, y al final la muela del juicio que dejamos es un problema mayor que la que hemos quitado.

Con lo cual es muy recomendable la mayoría de las veces, ya que extraemos la de arriba, extraer la de abajo o vice-versa.

P: ¿Y extraer esa muela es igual que extraer cualquier otra muela que no sea la del juicio o es realmente más complicado porque es la última muela de nuestra dentada?

Doctor Zorita:

Bueno, lo podemos ver de dos formas diferentes:

Las muelas superiores suelen ser bastante fáciles de sacar en general, salvo excepciones y las inferiores quizás suelan ser más difíciles por razones anatómicas.

Pero con las técnicas diagnósticas que utilizamos hoy en día como las radiografías panorámicas o un scanner de la mandíbula, donde conocemos y podemos pautar perfectamente las distintas relaciones anatómicas y las relaciones que estass muelas del juicio mantienen con ellas, el notar las distintas relaciones anatómicas entre problema se reduce prácticamente a cero.

Y en los casos más complicados, con las soluciones farmacológicas los dolores y postoperatorio quedan completamente solventados hoy día.

¿Qué es la caries y por qué se produce?

Aunque parezca mentira, la caries es la enfermedad infecciosa más común en el mundo, afectando a más de un 90% de la población.

La caries dental se produce cuando los dientes se rompen o deterioran por la presencia de ácidos que empiezan atacando al esmalte de los dientes y que son originados por las bacterias de la placa dental: una sustancia pegajosa compuesta en su mayoría de gérmenes que hace que el diente se deteriore. Es un agujero que se hace en un diente y que con el tiempo, se puede hacer más grande y profundo.

La caries comienza afectando al esmalte dental pero si no se trata puede llegar a la dentina y posteriormente seguir deteriorando el diente hasta llegar al nervio. Por eso, si crees que puedes tener una caries, es fundamental ir al dentista a que lo trate para que el daño provocado por la caries en el diente sea lo más leve posible.

No se puede determinar la caries por edad, sino que el factor más importante que influye en su aparición es la higiene dental. Desde que sale el primer diente es fundamental cuidarlo para que no tenga caries. El problema surge cuando existen otros factores que ayudan a que se propague la caries como:

  • La composición, textura y maduración del esmalte dental.
  • La cantidad de salivación, pues ésta protege al diente de la caries.
  • La dieta: alimentos con hidratos de carbono, azúcares o gases son perjudiciales.
  • El tiempo en el que el diente esté expuesto a los ácidos producidos por la placa bateriana.

Tratamientos de la caries:

Para tratar una caries, antes de nada el odontólogo tiene que evaluar el daño provocado en el diente.

Primero eliminará los tejidos afectados por la infección y después si es posible restaurará el diente. Si esto no puede realizarse porque la infección es muy alta, habría que realizar una extracción de la pieza afectada.

Otro factor importante para decidir por qué tratamiento optar es si el diente dañado es de leche, en el que se realizará un recubrimiento o sellado de la pieza; o permanente, en el que las raíces ya están totalmente formadas y el grado de afectación puede ser mucho mayor y puede ocurrir que haya que realizar una endodoncia.

¿Cómo prevenir la caries?

Como hemos visto, influyen varios factores en el desarrollo de las caries, por eso aunque algunos como la composición del esmalte dental no se puedan cambiar, sí podemos actuar sobre otros. El tratamiento para prevenir la aparición de caries es el siguiente:

  • Cepillarse los dientes empleando pastas dentríficas con flúor tras cada comida, prestando especial atención antes de acostarse.
  • La fluoración. Es la medida más eficaz contra la caries porque el flúor se almacena en los dientes antes de su erupción y aumenta la resistencia del esmalte. Podemos conseguirlo a través del agua o del flúor como suplemento en la higiene bucal.
  • Evitar alimentos como: chicles, caramelos blandos (porque se pegan a los dientes), patatas fritas, todo tipo de bollería industrial y dulces, y bebidas gaseosas o ácidas porque corroen el esmalte dental.

Contacta por teléfono



 Teléfono:
(+34) 913 566 077

 Dirección:
Alcalá 198 (entrada por Bocangel) 1B esc dcha
28028 Madrid
Metro: Ventas – Autobuses: 48, 53, 106, 110, 210
¿Como llegar?

 Horario:
Lunes a Jueves de 10:00 -20:00 ( horario ininterrumpido)
Viernes de 10:00 – 18:00 ( horario ininterrumpido)

 Email:
recepcion@clinicadentalalcala.com

Contacta por email