Entradas

 

Todos estamos al tanto que cada vez hay más enfermedades en el ámbito bucal, por eso Ascensión Marín, Directora de Clínica Dental Alcalá nos cuenta todo sobre el sangrado de encías.

Algo está fallando cuando nuestras encías sangran y  no le damos la importancia que realmente tiene, ya que podemos tener una inflamación contundente y es un problema que cuánto antes lo tratemos, mucho mejor.

Para prevenir el sangrado de encías simplemente hay que cepillarse tres veces al día, pero no de cualquier manera. Nos cepillamos mal, insistimos en la limpieza de los dientes y las muelas, pero lo que hay que hacer aparte de esto, es masajear la encía. Si alguna vez vemos que sangramos un poco, masajeamos la zona con el cepillo de dientes y bajará la inflamación automáticamente.

Las encías se mantienen sanas con una revisión anual al odontólogo y además de esto, con el cepillo de dientes. Hay personas que por genética tienden a padecer una enfermedad periodontal, pero si lo combaten con el cepillado y con sus visitas periódicas, desde Clínica Dental Alcalá garantizamos la total calidad de su salud bucodental.

¡Escucha ya nuestro nuevo podcast!

 

 

 

 

Después de 2 meses podemos decir que hemos reinaugurado nuestra clínica, la Clínica Dental Alcalá. Esta reinauguración viene de la mano con la última tecnología, convirtiéndonos al fin, en una de las mejores clínicas dentales y odontológicas de España.

Hemos implementado nuestro propio escáner de ultima tecnología que hace radiografías en tres dimensiones y que facilita muchísimo el trabajo de los cirujanos y la vida de los pacientes, ya que éstos últimos no tendrán que irse a otras clínicas a hacerse las pruebas y podrán realizarlas en nuestras instalaciones. También hemos creado un nuevo quirófano con los últimos avances en higiene y asepsia.

Desde este momento puedes escuchar nuestro nuevo podcast en el que nuestra gerente Ascensión nos comenta estos cambios en profundidad y por supuesto, estáis todos invitados a conocer nuestro nuevo centro.

Esperamos que os guste.

 

 

 

Muchas personas se preguntan si la halitosis tiene tratamiento y desde Clínica Dental Alcalá te aseguramos que si la tiene y te contamos los porqués.

Cabe destacar que la halitosis es un problema grave que la que la persona que lo padece no se da cuenta lo molesto que es para otras personas, aunque si que es consciente de que tiene un problema bucodental de olor. Muchas de estas personas no se atreven a afrontar dicho problema, pero como todo en la vida y más en el ámbito de la medicina, esta contrariedad tiene una solución.

Por otra parte y es algo básico para nosotros es saber de dónde viene el problema: el 80% de los casos viene de la boca, por una caries, por una enfermedad periodontal, por unas coronas…  y por el contrario el 20% por problemas de estómago.

Escucha ya nuestro nuevo podcast en el que nuestra gerente te cuenta mucho más sobre la halitosis y por supuesto esperamos vuestros comentarios.

Esperamos que os guste.

 

 

Como todo en la vida, más vale prevenir que curar, y más en odontología.

Nuestra gerente Ascensión te da una serie de consejos en este podcast en el que se tratan diversos temas como por ejemplo que lo óptimo para cualquier persona es hacer una revisión al año, ya que podemos tener alguna enfermedad bucodental sin darnos cuenta, así como cepillarse los dientes tres veces al día. A su vez, tenemos que poner énfasis en acostumbrar a los niños desde los tres o cuatro años al mundo de la odontolgía

Pongamos un ejemplo sobre si no fuéramos una vez al año a una revisión dental:

Si fuéramos una vez al año nos podrían descubrir como mucho una caries. En cambio si lo dejamos pasar, esa caries puede provocar una infección que puede hacer que nos tengan que colocar un perno o una funda o en el peor de los casos, perder una muela. También se debe tener en cuenta que una boca no saludable puede afectar de manera tajante a los órganos vitales.

 

¿Quieres saber más?

Escucha nuestro podcast ahora.

 

 

 

 Consejos para mantener una buena sonrisa

No hay mejor complemento que una sonrisa bonita. Mantener nuestros dientes blancos y radiantes es una tarea que exige dedicación, ya que continuamente estamos expuestos a elementos que afectan a nuestra salud bucal: tabaco, café, azúcar…

El objetivo es evitar que se forme placa en la superficie de los dientes, ya que ésta es el principal foco de bacterias para nuestra boca. Esto no es solo cuestión de combinar la alimentación y el cepillado. Muchas enfermedades y tratamientos médicos pueden llevar a la decoloración de los dientes, como la quimioterapia.

La edad y la genética también influyen en el color de nuestros dientes. Conforme pasan los años, la capa exterior del esmalte se vuelve más fina, y nos hace más vulnerables a la decoloración.

Si a pesar de llevar una correcta higiene bucal no conseguimos el blanco esperado, lo más recomendable es acudir a un especialista.

 

 

Los tipos de manchas del esmalte

Las manchas que aparecen en la superficie del diente se llaman manchas extrínsecas, y se producen como resultado de consumir bebidas y alimentos coloreados, fumar y el desgaste diario.  Las manchas extrínsecas más superficiales se pueden eliminar con el cepillado y una pasta blanqueadora. Las más resistentes, requieren un mayor esfuerzo, como un tratamiento de blanqueamiento en la consulta del dentista. Si no se eliminan adecuadamente, las manchas pueden penetrar totalmente el esmalte, pasar a la dentina e incrustarse allí.

 

mancha extrínseca

mancha extrínseca

 

 

Cuando las manchas se forman en la parte interna del diente se llaman manchas intrínsecas que se originan por traumas (golpes, accidentes),  por envejecimiento, exposición a sustancias o medicamentos como la tetraciclina durante la formación del diente, o a una ingestión excesiva de fluoruro (flúor).  En el pasado, se consideraba que no era posible corregir las manchas de este tipo, pero en la actualidad los expertos en odontología cosmética cuentan con diferentes tratamientos para mejorarlas.

 

 

 

 

mancha intrínseca

mancha intrínseca

 

Causas más comunes de las manchas de los dientes

Edad: hay una correlación directa entre la edad y la coloración del diente. Con los años, el esmalte se oscurece debido al uso y al desgaste diario y continuo, así como a la acumulación de las manchas.

Genética: cada persona nace con un tono de esmalte particular, más claro o más oscuro.  Otras tienen un esmalte más opaco o más traslúcido.  Las personas con esmaltes más opacos y gruesos tiene una ligera ventaja sobre las demás: sus dientes parecen más claros y brillantes y responden mejor al blanqueamiento. Los dientes más delgados y más transparentes – más notable en los dientes frontales- tienen menos cantidad del pigmento necesario para el blanqueamiento.

Bebidas y alimentos: el consumo habitual de café, cola, vino tinto, té, zanahorias, naranjas y otras bebidas y alimentos de color intenso, pueden ir manchando los dientes con el paso de los años.  Más aún: los alimentos ácidos como las frutas cítricas y el vinagre pueden erosionar el esmalte. Como resultado, éste se torna más transparente y deja ver la dentina amarillenta que queda debajo.

El  hábito de fumar: la nicotina va depositando residuos de color café que se van adhiriendo a la estructura del diente y causan una mancha intrínseca.

Químicos y medicamentos: el consumo de antibióticos como la tetraciclina y la  doxiciclina mientras se forman los dientes (antes de los 8 años de edad),  puede producir manchas grisáceas o de color café, difíciles de quitar. Los enjuagues bucales que contienen clorexidina, los antihistamínicos como el Benadryl, los medicamentos anti psicóticos y para la hipertensión también pueden decolorar los dientes.

Rechinar de dientes: el bruxismo, por lo general asociado al estrés, añade más cuarteaduras al esmalte y causa que los bordes cortantes se oscurezcan.

Malos hábitos de higiene dental: el no cepillado frecuente de los dientes o el hacerlo mal, si no se elimina la placa dental, también puede causar la decoloración de los dientes.

Exceso de flúor: ya sea por el medio ambiente, a través del agua del grifo, o el uso excesivo de enjuagues, pastas dentales y suplementos de fluoruro.

Materiales dentales: algunos tipos de amalgamas, especialmente las que contienen sulfuro de plata, pueden darle una sombra grisácea al esmalte.

Tratamientos: la radiación y la quimioterapia para el cuello y la cabeza también pueden causar decoloración de los dientes.

resultados antes y después del blanqueamiento dental

resultados antes y después del blanqueamiento dental

 

 

 

 

Consejos para un correcto cepillado dental

 

Una higiene dental adecuada es la clave para mantener tus dientes blancos, limpios y sanos. Los dentistas recomiendan cepillarse los dientes tres veces al día, es decir, después de cada comida.

No hay excusas para no hacerlo, ya que cuando nos saltamos un cepillado estamos dejando que las bacterias actúen libremente. Pero además de tener estos hábitos, hay que hacerlo bien y tomarse un tiempo para un correcto cepillado, ya que puede resultar contraproducente si dañamos los dientes e irritamos las encías.

¿Cuándo y cómo cepillarnos?
La principal razón para cepillarse los dientes inmediatamente después de comer es porque debemos eliminar la placa bacteriana que si no se toca, deteriora la superficie central. Estas bacterias se encuentran constantemente en la boca, pero su acción nociva tiene lugar tras ingerir alimentos, ya que también se nutren de ellos. Además, el cepillado debe tener lugar 30 minutos después de la comida como máximo, ya que después las bacterias ya habrán realizado su destructiva labor.

Por otro lado, resulta perjudicial utilizar mal el cepillo si se mueve con fuerza en sentido horizontal hacia uno y otro lado. Aunque es lo más cómodo, es lo menos recomendable, ya que arrastra las bacterias sobre los dientes, mientras que con el cepillado vertical estamos eliminando la placa.

 

 

¿Cepillo eléctrico o manual?

el cepillado de los dientes explicado en imágenes

Los cepillos dentales eléctricos intentan imitar el cepillado manual de diversas maneras. Unos se mueven de lado a lado, otros de forma circular… La revisión de los estudios sobre el tema demuestra que los cepillos que hacen movimiento de rotación y oscilación (cuando el cabezal gira en una dirección y luego en la otra) resulta ser una opción mejor que los manuales a la hora de eliminar la placa y reducir la inflamación gingival, siempre y cuando se use correctamente.

Los cepillos eléctricos requieren, por parte del usuario, de una técnica más sencilla que los cepillos manuales, pero de un tiempo de cepillado similar. Se trata, por tanto, de tener paciencia para pasarlo minuciosamente diente por diente y cara por cara. Si esta operación se realiza de forma correcta no sólo no se reduce el tiempo de cepillado sino que se iguala o incluso aumenta respecto al cepillado manual.

 

¿A quién aconsejamos el cepillo eléctrico?

El cepillo eléctrico está especialmente recomendado para personas con dificultades para cepillarse por sí mismos, como por ejemplo personas con discapacidades mentales o físicas.  Al tener el mango más grueso que el manual es también útil en pacientes con  que no pueden sujetar el mango más delgado del manual.

A las personas que se cepillan con mucha fuerza, es decir, las que realizan un cepillado agresivo, el cepillo eléctrico las puede ayudar, sobre todo porque hay modelos en el mercado que o bien te avisan o bien directamente detienen su funcionamiento cuando se realiza demasiada presión.

 

 

 

¿Recomendamos el colutorio?

Cuando preguntamos a los profesionales sobre la necesidad de utilizar un colutorio en nuestra rutina de higiene bucal diaria la respuesta es unánime, todos coinciden en la importante labor de los colutorios para conseguir una boca sana.

La elección del colutorio irá determinada en función de lo que queramos aportar al diente y a la encía. Así, por ejemplo, en pacientes con sensibilidad, se recomienda

el uso de colutorios con nitrato potásico; en pacientes periodontales, el uso de colutorios con Clorhexidina; en pacientes portadores de aparatos de ortodoncia, colutorios con Fluoruro Sódico, Provitamina B5, Vitamina E; y en pacientes con problemas de descalcificación dentarias, colutorios con alto contenido en flúor.

 

Y el tercer paso… hilo dental
El uso correcto del hilo dental elimina la placa y los restos de alimentos de lugares que el cepillo dental no puede alcanzar fácilmente: debajo de la encía y entre los dientes. Por ello, se recomienda el uso diario de hilo dental.

uso del hilo dental

Toma nota de la técnica correcta:

  • Coge unos 45 cm de hilo dental, enrolla la mayor parte del mismo alrededor del dedo anular, dejando 3 o 5 cm de hilo para trabajar.
  • Sostén el hilo dental tirante entre los dedos pulgares e índices, y deslízalo suavemente hacia arriba y hacia abajo entre los dientes.
  • Curva el hilo dental suavemente alrededor de la base de cada diente, asegurándose de que pase por debajo de la encía.
  • Para extraer el hilo, utiliza el mismo movimiento hacia atrás y hacia adelante, sacándolo hacia arriba y alejándolo de los dientes.

QUÉ ES LA PIORREA

 

Se conoce el término piorrea o periodontitis como una enfermedad inflamatoria que conduce a la destrucción del hueso de sostén dental. Es una patología compleja, un proceso infeccioso de la encía y del aparato de inserción adyacente al diente, producido por diversos microorganismos que colonizan el área supra y subgingival.

 

La piorrea se caracteriza, principalmente, por una pérdida estructural del aparato de inserción producida por determinadas bacterias.

 

La periodontitis, junto con la caries dental, es la patología con mayor prevalencia en el ser humano. En España la sufren 8 de cada 10 personas mayores de 35 años y puede causarnos la pérdida de dientes.

 

 

 

CÓMO SE MANIFIESTA

 

La piorrea es una enfermedad multifactorial en la que las bacterias de la placa bacteriana ejercen un daño que se manifiesta por la inflamación de las encías, mal olor de boca, destrucción de hueso de soporte del diente y finalmente la movilidad y la pérdida del diente.

 

Aun así, en ocasiones está relacionada con el sujeto porque, a pesar de la importancia de la placa bacteriana y del sarro subgingival, sólo algunas personas desarrollan una destrucción avanzada. De este modo, determinados individuos con defectos en su sistema inflamatorio o inmunitario pueden generar piorrea.

 

 

 

FACTORES QUE AUMENTAN EL RIESGO DE PADECER PIORREA

 

El sistema de defensa individual está mediado por una reacción inflamatoria e inmunológica específica que trata de contener la agresión bacteriana. Existen una serie de factores de riesgo que disminuyen la capacidad de defensa del paciente y, de este modo, potencian la actividad y agresividad bacterianas como puede ser el tabaco, la ansiedad y la propia constitución genética.

 

El tabaco acentúa altamente la severidad de lesiones consecuentes de la piorrea y, además, empeoran la respuesta al tratamiento. De este modo, fumar está directamente relacionado tanto con el daño que puede ocasionar una vez diagnosticada la enfermedad periodontal como con el aumento de riesgo para sufrir dicha enfermedad.

 

La ansiedad, a través de dos vías de actuación, produce alteraciones en las defensas del paciente. Debido a su estado de ánimo, éste puede descuidar hábitos de higiene que repercuten en su control de placa bacteriana. Además, la ansiedad incentiva un aumento de la ingesta de grasas en la dieta con la consiguiente disminución de la respuesta inmune.

 

 

 

TRANSMISIÓN DE LA PIORREA

 

La enfermedad periodontal o piorrea es una infección provocada por bacterias y, por tanto, puede contagiarse. Algunos estudios, como Infección periodontal en la pareja: estudio clínico, microbiológico y de biología molecular (Ergon, 1999), de la doctora Birgitta Von Troil, han demostrado que las personas que conviven durante años con un paciente periodontal tienen entre un 20 y un 30 % más probabilidades de desarrollar la enfermedad. Los familiares más susceptibles son las parejas estables y los hijos, y el vehículo de transmisión, la saliva.

Un absceso dental es una acumulación de pus causada por una infección bacteriana. El absceso puede ocurrir en diferentes regiones del diente por diferentes razones. Comúnmente es más conocido como flemón dental.

 

Qué tipos de abscesos existen

 

  • Absceso gingival. El absceso es sólo en el tejido de las encías y no afecta el diente o el ligamento periodontal.
  • Absceso periodontal. Este absceso se inicia en las estructuras de soporte de tejido de hueso de los dientes. Aparece en pacientes que sufren de Periodontitis, comúnmente llamada piorrea.
  • Absceso periapical. Este absceso comienza en la pulpa suave del diente. Es cuando el origen viene del diente, bien por una caries de larga evolución que ha afectado al nervio o un empaste que está muy cerca del nervio y ha acabado afectándolo.

Un absceso dental por lo general requiere tratamiento; de lo contrario, puede empeorar y dar lugar a la destrucción del tejido óseo. Los dentistas tratan un absceso dental mediante el drenaje y la eliminación de la infección. Ellos pueden salvar su diente con una endodoncia, pero en algunos casos puede que tenga que realizarse una exodoncia de la pieza. Dejar un absceso dental sin tratar puede producir graves complicaciones en la salud bucodental.

 

 

 

Signos y síntomas

 

  • Ell síntoma principal. Este puede ser un dolor punzante, y con frecuencia es intenso. El dolor generalmente comienza de manera repentina, y se hace más intenso en las horas o días siguientes. En algunos casos, puede irradiarse hacia el oído, la mandíbula y el cuello.
  • La sensibilidad a los alimentos y líquidos fríos o calientes
  • Un mal sabor en la boca del paciente
  • Fiebre
  • El trismus. Al paciente le resulta más difícil abrir su boca.
  • Dificultades en la deglución
  • Insomnio
  • Hinchazón en la cara o en las mejillas
  • Inflamación de los ganglios linfáticos de la mandíbula o en el cuello

 

Cuándo consultar al médico

 

Visite a su dentista de inmediato si usted tiene signos o síntomas de un absceso dental. Si usted tiene fiebre e hinchazón en la cara y no puede comunicarse con su dentista, es recomendable realizar una visita en urgencias.

Los síntomas más frecuentes corresponden a una infección aguda como dolor e inflamación localizada y signos de destrucción periodontal activa: bolsa periodontal profunda, sangrado al sondaje y movilidad dentaria.

Un absceso periodontal complica el pronóstico del diente afectado, pues significa una pérdida adicional de soporte periodontal añadida a la preexistente por la periodontitis. Si la movilidad es invalidante, puede ser necesaria la extracción del diente. Como cualquier absceso, pueden producir bacteriemias que pueden causar infecciones a distancia en otras partes del cuerpo.

Para el desarrollo de esta alteración, pueden influir factores sistémicos como la diabetes, defectos genéticos y del sistema inmune, estrés, embarazo.

 

 

Son muchas las dudas que nos rondan la cabeza acerca del desarrollo correcto de nuestros más pequeños. La salud es lo primero que debemos cuidar y hay ciertas señales que nos hacen ver si los bebés están creciendo en la dirección correcta. Una de estas señales es la dentición de los bebés. A continuación, vamos a responder algunas de esas preguntas que surgen pero que no deben quitarnos el sueño.

 

 

¿Cuándo empiezan a aparecer los primeros dientes de leche?

 

Alrededor del sexto mes de vida, es habitual que la encía inferior de tu pequeño rompa y empiece a brotar la puntita de algún diente. Pero, tanto si lo ha hecho ya hace semanas como si tarda unos meses en que ocurra, no debes preocuparte. La variabilidad en la salida de los dientes es muy grande.

En este rango de meses influyen algunos factores como la genética, por ejemplo. Si tu pareja o tú habéis sido tardíos a la hora de comenzar a dentar, es probable que tu hijo también lo sea. El mes de gestación también influye, así los bebés prematuros tienen tendencia a dentición tardía.

 

 

 

¿Debemos preocuparnos si se retrasa demasiado?

 

Únicamente si la salida del primer diente se alarga hasta los 15 meses de vida, debería ser motivo de consulta médica. Este retraso se denomina dentición tardía y, aunque es muy infrecuente, suele ser el síntoma de otra patología. Existen enfermedades como Síndrome de Down, Progeria, Hipotiroidismo o Síndrome de Apert, que se manifiestan entre otros en una erupción dental tardía.

 

Desterrando mitos

 

Existen diferentes mitos sobre la dentición tardía de los bebés, pero los más conocidos son estos:

 

Dentición tardía, talla baja

La erupción de la dentición temporal no tiene relación con el pronóstico de la talla de tu hijo. Los niños a los que les salen antes los dientes no tienen por qué iniciar la pubertad de manera precoz; y, de igual forma, si la dentición es tardía, su pubertad no llegará con retraso.

 

El sexo del niño influye

En la dentición temporal, no suele haber diferencias entre niños y niñas. Sin embargo, en los dientes definitivos, se observa una mayor influencia hormonal. Así, no existe diferencia significativa en cuanto a la erupción de los dientes permanentes y primeros molares pero, a medida que se aproxima la pubertad, la erupción de cada uno de los dientes restantes –caninos, premolares y segundos molares– se adelanta entre 6 y 12 meses en las niñas con respecto a los niños.

¿Tienes problemas para desplazarte y acudir al dentista?

 

El cuidado, la higiene y la salud bucodental son necesarios en todas las personas, sin excepción. Hay que recordar que a través de la boca, son muchas las infecciones que podemos contraer. Por ello, hay que ser prevenidos y acudir frecuentemente a nuestro dentista para hacer una revisión completa de nuestra boca. Como mínimo, una vez al año.

 

Las personas con discapacidad no son una excepción. Se pueden realizar todo tipo de tratamientos en esta parte de la población, sin que su discapacidad suponga impedimento alguno. En algunos casos, el mayor inconveniente que nos podemos encontrar es el desplazamiento hasta el centro dental. En este caso, Clínica Dental Alcalá os lo pone fácil.

 

Servicio a domicilio

 

Clínica Dental Alcalá cuenta con un excelente servicio a domicilio que facilita el traslado del paciente hasta nuestro centro e inclusive la posibilidad de valorarle directamente en el domicilio. De esta forma, concienciados con la importancia de la responsabilidad social en el mundo de la salud, eliminamos posibles barreras que interfieran entre el paciente y su odontólogo.

Contacta por teléfono



 Teléfono:
(+34) 913 566 077

 Dirección:
Alcalá 198 (entrada por Bocangel) 1B esc dcha
28028 Madrid
Metro: Ventas – Autobuses: 48, 53, 106, 110, 210
¿Como llegar?

 Horario:
Lunes a Jueves de 10:00 -20:00 ( horario ininterrumpido)
Viernes de 10:00 – 18:00 ( horario ininterrumpido)

 Email:
recepcion@clinicadentalalcala.com

Contacta por email