Entradas

 

La revascularización es una técnica bastante moderna, la cual viene evolucionando desde hace ya 4 años y sobre todo la empleamos para “dientes permanentes jóvenes”, es decir, dientes definitivos que han sufrido un traumatismo durante su desarrollo, de tal manera que éste no se llega a completar por que el nervio del interior del diente muere. Estos dientes antiguamente tenían un pronóstico muy complicado, porque la estructura que quedaba era una estructura muy débil, la cual se podía fracturar o extraer fácilmente.

La técnica es sencilla, realizándose en dos citas muy cortas (media hora) en la que conseguimos estimular completamente el crecimiento de la raíz del diente, llevándose a cabo sobre todo en niños de 6 a 12 años, ya que no se les puede colocar ningún tipo de implante. La metodología es la siguiente: colocamos una pasta que contiene antibiótico en la raíz del diente en la primera sesión dejándola actuar 15 días. Pasado ese tiempo lavamos y estimulamos un sangrado profuso en la raíz, que controlamos desde la parte coronal aprovechando el plasma rico en plaquetas.

Si quieres aprender más sobre esta técnica tan utilizada en nuestra clínica no dudes en escuchar al Dr. Zorita en nuestra nueva aparición en los medios, endodoncista de Clínica Dental Alcalá, el cual te solventará todas las dudas que tengas sobre la revascularización.

 

 

¡Esperamos vuestros comentarios!

 

 

¿Cuándo darle a un niño su primer cepillo de dientes? ¿Desde qué edad pueden usar pasta de dientes? ¿Y tienen que usar un dentífrico infantil? La Asociación Dental Americana cambia el protocolo de actuación indicando que se empiecen a cepillar los dientes con un poquito de pasta de dientes dos veces al día tan pronto como aparezcan.

 

La higiene bucal del niño

 

El ‘problema’ de los dientes en los niños está en combinar la eficacia del flúor de los dentífricos para prevenir la aparición de caries y, al mismo tiempo, evitar que los niños demasiado pequeños ingieran flúor cuando aún no saben escupir, una sustancia que -en exceso- puede causar fluorosis. Esta afectación del esmalte (que puede teñir los dientes de color marrón) es más frecuente en el periodo de formación de los dientes, por lo que hasta ahora la recomendación más extendida era no usar la pasta de dientes hasta los dos años y siempre, en cantidades muy reducidas.

Sin embargo, la ADA considera que la prevención de las caries debe empezar desde las edades más tempranas, por lo que recomiendan usar pasta de dientes tan pronto como éstos aparezcan, aunque eso sí, en cantidades muy pequeñas (menos de un grano de arroz).

Por ese equilibrio entre beneficios y riesgos insisten en que los niños deben escupir la pasta de dientes tan pronto como tengan capacidad para ello.

 

 

¿Cómo debe ser esa limpieza y los materiales empleados para ello?

Lo ideal es comenzar a limpiar la boca del niño con una gasita húmeda desde que nace. También se puede emplear uno de esos modelos que se insertan en el dedo de los papás para mayor movilidad. El cepillo en todo caso ha de ser suave, de cerdas flexibles, una vez que haya brotado el primer diente.

En cuanto al dentífrico a emplear, los niños pueden usar dentífricos ‘infantiles’, que suelen tener un sabor más agradable que los de adultos, pero siempre que contengan la cantidad de flúor adecuada a cada edad. Antes de los dos años basta con 500 partes por millón, pero a partir de los dos años se debe aumentar a 1.000 partes por millón.

¿Habías oído hablar de la “Caries del biberón”?

Los zumos de fruta, por ejemplo, tienen un alto contenido de azúcar y no deberían representar más del 10% de la dieta del bebé. Sin embargo, la mayoría de los pequeños sobrepasan este porcentaje. Como resultado, los zumos de fruta pueden causar erosión en el esmalte de los dientes. Por ello, nunca se debe dejar que el bebé se duerma con un biberón de zumo de fruta. Los dientes recién salidos terminan bañados en una sustancia que produce caries rampantes en los dientes y que puede causar la denominada “caries del biberón”.

 

 

Los bebés acostumbrados a dormirse con el biberón en la boca tienen más probabilidades de desarrollar caries en los dientes de leche, ya que no se limpian sus dientecitos durante un período largo de tiempo y los ingredientes como la maltosa, la glucosa, la sacarosa y la lactosa pueden producir caries.

 

 

Son muchas las dudas que nos rondan la cabeza acerca del desarrollo correcto de nuestros más pequeños. La salud es lo primero que debemos cuidar y hay ciertas señales que nos hacen ver si los bebés están creciendo en la dirección correcta. Una de estas señales es la dentición de los bebés. A continuación, vamos a responder algunas de esas preguntas que surgen pero que no deben quitarnos el sueño.

 

 

¿Cuándo empiezan a aparecer los primeros dientes de leche?

 

Alrededor del sexto mes de vida, es habitual que la encía inferior de tu pequeño rompa y empiece a brotar la puntita de algún diente. Pero, tanto si lo ha hecho ya hace semanas como si tarda unos meses en que ocurra, no debes preocuparte. La variabilidad en la salida de los dientes es muy grande.

En este rango de meses influyen algunos factores como la genética, por ejemplo. Si tu pareja o tú habéis sido tardíos a la hora de comenzar a dentar, es probable que tu hijo también lo sea. El mes de gestación también influye, así los bebés prematuros tienen tendencia a dentición tardía.

 

 

 

¿Debemos preocuparnos si se retrasa demasiado?

 

Únicamente si la salida del primer diente se alarga hasta los 15 meses de vida, debería ser motivo de consulta médica. Este retraso se denomina dentición tardía y, aunque es muy infrecuente, suele ser el síntoma de otra patología. Existen enfermedades como Síndrome de Down, Progeria, Hipotiroidismo o Síndrome de Apert, que se manifiestan entre otros en una erupción dental tardía.

 

Desterrando mitos

 

Existen diferentes mitos sobre la dentición tardía de los bebés, pero los más conocidos son estos:

 

Dentición tardía, talla baja

La erupción de la dentición temporal no tiene relación con el pronóstico de la talla de tu hijo. Los niños a los que les salen antes los dientes no tienen por qué iniciar la pubertad de manera precoz; y, de igual forma, si la dentición es tardía, su pubertad no llegará con retraso.

 

El sexo del niño influye

En la dentición temporal, no suele haber diferencias entre niños y niñas. Sin embargo, en los dientes definitivos, se observa una mayor influencia hormonal. Así, no existe diferencia significativa en cuanto a la erupción de los dientes permanentes y primeros molares pero, a medida que se aproxima la pubertad, la erupción de cada uno de los dientes restantes –caninos, premolares y segundos molares– se adelanta entre 6 y 12 meses en las niñas con respecto a los niños.

Si de adultos queremos conseguir tener una dentadura perfecta hay que cuidarse los dientes desde que comienzan a aparecer; y con el paso de los años seguir una buena rutina de higiene dental. Así que como es fundamental en la vida de todos nosotros, hemos recopilado aquí los mejores consejos para gozar de una dentadura sana y radiante durante toda la vida: ¡Síguelos!

Desde pequeñitos: los dientes del bebé

Todo empieza con los meses que preceden a la aparición de los primeros dientes. Hay que emplear una pequeña gasa empapada en agua y pasarla con delicadeza por la línea donde le van a salir los dientes. Cuando aparecen los primeros dientes de leche, a los bebés hay que limpiarles los dientes dos veces al día con un paño suave para eliminar cualquier tipo de bacteria que pueda crear entre sus primeros dientes de leche y las encías.

Alrededor del año podemos empezar a utilizar un cepillo de dientes suave para cepillarles los dientes y encías. Emplearemos una cantidad muy pequeña de pasta de dientes que no contenga flúor para que no pueda causar ningún daño al niño en caso de que se la trague ya que aún no saben escupir.

A esta edad es cuando debemos llevar al niño al odontólogo por primera vez, fundamentalmente si tiene un riesgo alto de tener caries o cualquier otro problema relacionado con los dientes.

Entre los 12 y 18 meses podemos usar un cepillo especial para niños, que sea pequeño y de colores divertidos y vistosos para que le guste al niño, y ellos mismos lo puedan manejar puntualmente, y siempre con la supervisión de un adulto. Así se van familiarizando poco a poco con el cepillo.

Es bueno que los niños a esta edad nos vean cepillarnos los dientes, y vayan aprendiendo ya sea por curiosidad o por imitación a hacer lo mismo. Siempre hay que tratan de hacer que la hora del cepillado sea como un juego para los niños, un momento en el que aprenden a la vez que se divierten. Esto les animará a querer lavarse los dientes.

Higiene dental en niños

A partir de los 3-4 años cuando ya hayan aprendido la rutina de cepillarse los dientes y sepan escupir la pasta de dientes, podemos empezar a confiar en ellos, y dejarles que solos se laven los dientes y les iremos aumentando poco a poco la cantidad de pasta e ir probando nuevas cremas dentales.

Para cuidar y proteger los dientes de leche, es importante seguir unas normas de higiene bucal, como que se acostumbre a lavarse los dientes tres veces al día, después de cada comida; prestando principal atención en el de cepillado de la mañana tras el desayuno y el de la noche antes de irse a la cama.

Durante todo este tiempo, no debemos olvidar las visitas periódicas al dentista, sobretodo si apreciamos algún tipo de anomalía en el crecimiento de los primeros dientes o en su higiene, así como por ejemplo, el sangrado de las encías o la aparición de caries.

Más adelante sobre los 7 años, cuando los dientes de leche se vayan cayendo y aparezcan los definitivos, podrán usar hilo dental con nuestra ayuda y supervisión, haciéndolo siempre con suavidad.

A partir de esta edad son muy importantes las visitas al dentista para vigilar el crecimiento y desarrollo de los huesos maxilares, la ubicación correcta de los dientes, y que no haya ningún problema con la mordida. Es aconsejable realizar una visita al dentista cada 6 meses para llevar control de la boca.

La adolescencia es vital en la futura salud dental

Sobre los 12 años salen los segundos molares definitivos, y alrededor de los 13 años ya se tienen todos los dientes definitivos. A esta edad aún hay que utilizar un cepillo suave, incluyendo dentro de la rutina de higiene bucal enjuagues con flúor y el uso del hilo dental.

En la adolescencia, según van cambiando las dimensiones de la boca, es aconsejable cambiar también tanto de cepillo de dientes a uno de mayor dureza como de pasta dentrífica, pasar de los productos infantiles a los de adultos.

Y de mayores, más cuidado aún

Este tipo de hábitos de higiene bucal hay que seguir haciéndolos a lo largo de los años.

alimentos que cuidan los dientes y los que provocan caries, placa dental, sensibilidad, dañan el esmalte

Combinando un correcto cepillado y el uso del flúor e hilo dental 3 veces al día con una buena alimentación tratando de evitar lo máximo posible alimentos como: las bebidas gaseosas o energéticas, el café, las patatas fritas, los dulces y los cítricos; ya que afectan negativamente a lo dientes provocando entre otras cosas sequedad bucal o pérdida del esmalte; y visitas periódicas al dentista: conseguiremos tener una boca sana y una sonrisa perfecta.

Hoy os vamos a explicar como se desarrolla la dentición infantil o también llamado dentición de leche o dentición primaria.

Estos dientes son los primeros en aparecer y se desarrollan durante el periodo embrionario y comienzan a hacerse visibles durante los primeros años de vida (infancia). Una vez que los dientes de leche se caen, son sustituidos por la dentición permanente Leer más

Cada dia estamos más concienciados en promover una buena cultura de salud bucodental entre los más pequeños. Es necesario conocer los hábitos más saludables y los que no lo son tanto para evitar problemas en la dentición infantil. Así que en general nuestros consejos son:

  • Se recomienda aplicar flúor como medida preventiva ante las caries.
  • Es necesario diagnosticar posibles maloclusiones dentarias.
  • También es importante el diagnóstico de caries.
  • Efectuar un correcto cepillado tanto por los padres, como por los niños si ya pueden hacerlo solos.

La dieta también ayuda…

Podemos tomar medidas dietéticas aconsejables para la salud bucodental de los mas pequeños como:

  • Evitar alimentos cariogénicos como aquellos son muy elevados en azúcares refinados.
  • Evitar azúcares con una textura pegajosa o adhesiva.
  • No edulcorar el chupete.
  • Limitar en lo posible el consumo de bebidas azucaradas
  • .

Hábitos higiénicos saludables

Debemos acostumbrar a un hábito de higiene bucodental.

  • Los padres deben cepillar los dientes a los niños menos de 2 años, es una forma de mantener su boca limpiar y además que el niño lo tome como algo normal y frecuente en su limpieza diaria.
  • Cepillar también lengua y carrillos.
  • Usar siempre un cepillo acorde con la edad del niño, siempre con extremos redondeados, de una dureza media o blanda y con un cabezal pequeño de unas 2 o 3 filas de cerdas.
  • El cepillo es recomendable cambiarlo cada 3 o 4 meses y en el caso de que esté deteriorado, antes.
  • En los casos de niños con alto riesgo de caries seria bueno la utilización de enjuagues especializados y seda dental.
  • Los enjuagues nos pueden ayudar a desprender los restos que queden del cepillado y así ayudar a las zonas de difícil acceso.

El Flúor protege, pero ojo con las cantidades

Una de las medidas mas aconsejables para prevenir las caries es mediante la exposición a cantidades de flúor continuas y en baja medida. Lo podemos conseguir con pastas dentífricas, colutorios y algunos preparados. Usos de flúor tópico en niños:

  • En niños entre 6 meses y 2-3 años, se recomienda cepillar los dientes solo con agua. O como mucho con astas con concentración menos a 250ppm.
  • Niños entre 2-3 y los 6 años: se aconseja cepillar con dientes con un dentrífico de 500ppm. Es importante acompañar a los niños en la hora de la higiene bucal para asegurarse de que escupen bien los restos de pasta.
  • Para mayores de 6 años se aconseja una pasta entre 1000 y 1450ppm de fluor.

La aplicación de flúor en forma de gel o barniz será aplicada siempre por un odontólogo, para los niños con un alto riesgo en caries. En muchos casos es importante conocer los niveles de concentración de flúor en el agua, ya que afectara a la salud bucodental. No se aconseja la utilización de fluor tanto en embarazadas como en niños menos de 6 meses.

Contacta por teléfono



 Teléfono:
(+34) 913 566 077

 Dirección:
Alcalá 198 (entrada por Bocangel) 1B esc dcha
28028 Madrid
Metro: Ventas – Autobuses: 48, 53, 106, 110, 210
¿Como llegar?

 Horario:
Lunes a Jueves de 10:00 -20:00 ( horario ininterrumpido)
Viernes de 10:00 – 18:00 ( horario ininterrumpido)

 Email:
recepcion@clinicadentalalcala.com

Contacta por email