Nuestro director, el Doctor Llanos hoy nos trae temas tan interesantes como la rehabilitación de implantes, pero ¿en que consiste está pata de la odontología?

La rehabilitación sobre implantes trata al paciente cuando pierde todas sus piezas dentales y quiere recobrar aquellas piezas que ha perdido.

Este tratamiento trata de colocar implantes dentales en el hueso y de esta manera poder tener de nuevo dientes. Las técnicas avanzan y ahora mismo contamos con una batería de herramientas las cuáles pueden regenerar el hueso si el paciente no tiene suficiente para colocar dichos implantes, o por otra parte, implementar otro tipo de implantes para que finalmente dichos pacientes puedan recobrar su sonrisa.

En Clínica Dental Alcalá somos especialistas en implantes.

¡Ven a conocernos!

Con este nombre o popularmente expansor, nos referimos a un aparato de tratamiento de ortodoncia que se utiliza para favorecer una expansión rápida del maxilar y evitar así casos de mordida cruzada.

¿Y qué es la mordida cruzada? Cuando el maxilar superior es más ‘estrecho’ que el inferior, de forma que los dientes superiores de uno o ambos lados muerden ‘por dentro’ de los inferiores, en lugar de ‘por fuera’, como es lo habitual.

Hay que tener en cuenta que la mordida torcida, provocada por un maxilar de menor tamaño que otro, por ejemplo, puede provocar importantes problemas durante la vida adulta, que es exactamente lo que se trata de evitar con el disyuntor de paladar.

¿A qué edad se emplea el disyuntor?

Se tienen que colocar durante la etapa de crecimiento y desarrollo del paciente y sirven para que ayuden a que el maxilar crezca de la manera adecuada y así no se generen posibles problemas en el futuro. Se realiza generalmente a pacientes con edades comprendidas entre los 7 y 12 años.

En el caso de que se detecte el problema en edad adulta, el disyuntor de paladar o expansor palatino no sería efectivo y en estos casos se recomienda cirugía, siendo entonces, un tratamiento mucho más invasivo.

¿Cuáles son las etapas del tratamiento?

    1. Confección: Se toman las medidas oportunas de la boca del paciente y se introducen los parámetros en un software para la confección y fabricación del mismo.
    2. Colocación: El dentista coloca el disyuntor en la boca del paciente y muestra a los padres cómo hay que activarlo y desactivarlo. No podemos olvidar que en este caso el paciente es un menor, por lo que son los padres los que deberían tomar responsabilidad del uso correcto del disyuntor de paladar.
    3. Tratamiento: Esta fase dura entre 15 y 20 días y permite que se expanda la arcada superior, consiguiendo así que desaparezca momentáneamente el problema. Es habitual que durante esta fase se abra un espacio entre los dientes incisivos centrales, comúnmente denominados paletos.
    4. Bloqueo: Se bloquea el funcionamiento del disyuntor de paladar para intentar mantener los resultados que ya se han obtenido en la fase anterior.

¿Qué consigue el disyuntor?

Gracias a la disyunción, no sólo se amplia la base del maxilar superior, sino que también se amplia el piso de las fosas nasales y con ello además también se pueden lograr mejoras en la respiración.

De una manera sencilla y en pocas semanas podemos apreciar con este tipo de tratamiento un resultado muy rápido, ya que es un aparato que va pegado en las muelas de los 6 años y actúa sin apenas ocasionar ningún tipo de molestias al paciente.

Una vez finalizada la disyunción y resuelta la mordida cruzada, dependiendo de las características del paciente, puede ser necesario colocar aparatología fija multibrackets, algo que quedará a criterio del ortodoncista que será quien, junto con los padres, valore las necesidades de oclusión y estética que tenga el paciente y las mejoras a conseguir en cada caso.

El cuidado, la higiene y la salud bucodental son necesarios en todas las personas, sin excepción. Hay que recordar que a través de la boca, son muchas las infecciones que podemos contraer. Por ello, hay que ser prevenidos y acudir frecuentemente a nuestro dentista para hacer una revisión completa de nuestra boca. Como mínimo, una vez al año.

Las personas con discapacidad no son una excepción. Se pueden realizar todo tipo de tratamientos en esta parte de la población, sin que su discapacidad suponga impedimento alguno. En algunos casos, el mayor inconveniente que nos podemos encontrar es el desplazamiento hasta el centro dental. En este caso, Clínica Dental Alcalá os lo pone fácil.

Servicio a domicilio

Clínica Dental Alcalá cuenta con un excelente servicio a domicilio que facilita el traslado del paciente hasta nuestro centro e inclusive la posibilidad de valorarle directamente en el domicilio.

De esta forma, concienciados con la importancia de la responsabilidad social en el mundo de la salud, eliminamos posibles barreras que interfieran entre el paciente y su odontólogo.

Muchas personas se cuestionan si existe esta posibilidad y para ello contamos con los conocimientos y experiencia de nuestros cirujanos; así como la interesante bibliografía facilitada en el portal Pubmed.

Según estas fuentes, sí existe la posibilidad de realizar este tipo de cirugía aunque no es lo más aconsejable. La quimioterapia debilita todo el sistema inmunológico del paciente y quizás no sería el mejor momento para plantearse una intervención.

El porcentaje de éxito del implante disminuye ya que la masa ósea se encuentra debilitada y además la cantidad de glóbulos rojos y blancos en sangre disminuye en consideración.

Para realizar una valoración óptima de la masa ósea en la zona a intervenir, Clínica Dental Alcalá aconseja esperar de seis a doce meses desde el fin del tratamiento de quimioterapia .

En el caso de llevarse a cabo la cirugía para colocación de implantes, lo correcto es que el odontólogo se ponga en contacto con el oncólogo que lleva el caso del paciente en cuestión para conocer de primera mano los datos del paciente, duración del tratamiento, intensidad de éste y cualquier información básica antes de realizar la cirugía; y por supuesto para saber la opinión de éste acerca de la posible intervención.

Conocer el historial completo del paciente es la mejor vía para iniciar cualquier tratamiento dental.

Hoy en día en el mercado de las ortodoncias está revolucionado por las ortodoncias invisibles ya que los pacientes no sólo buscan la efectividad sino la forma más estética de conseguir los resultados que quieren para corregir sus problemas bucales.

Todos sabemos que la sonrisa es una parte muy importante de nuestra identidad pues ofrece información sobre nosotros, sobre cómo nos sentimos y cómo nos perciben los demás. Estamos convencidos de que nuestra sonrisa es un elemento fundamental de la imagen: por eso tenemos que cuidarla y corregirla si tiene algún tipo de problema.

Para dar estos resultados estéticos a los problemas bucodentales debidos al apiñamiento de las piezas dentales, nos encontramos con dos tipos de ortodoncia invisible: los sistemas Damon e Invisalign.

Ortodoncia Damon

Este tipo de ortodoncia consiste en unos brackets de autoligado pasivo que no precisan de ligaduras gastométricas o metálicas, por lo que no hay restricciones como con los aparatos tradicionales.

Emplean alambres ligeros de última generación y con memoria que, aprovechando la propia fuerza del organismo del paciente desplazan las piezas dentales con mayor libertad más rápida y cómodamente:requieren menos ajustes.

Son discretos, cómodos y fáciles de mantener limpios, por lo que es sencillo mantener una buena higiene dental.

Una ventaja fundamental es que se observan los resultados más rápidamente que con las ortodoncias convencionales y que desde el punto de vista del paciente, sufren menos molestias y fricciones que se reducen al mínimo.

Tiene otra ventaja y es que en la mayoría de los casos no es necesario realizar extracciones dentales como ocurre con las ortodoncias tradicionales.

Centrándonos en la mejoría facial, este sistema consigue una colocación perfecta de los dientes tal y como conseguiríamos con la ortodoncia convencional, pero con un plus muy importante: la mejoría en la estética facial; dando volumen a las arcadas dentarias. También se consigue una mayor amplitud de las sonrisas que con otro tipo de ortodoncias, y da una apariencia a la cara más llena y más joven.

Dentro del sistema Damon, está el sistema Damon Clear, el mismo tipo de ortodoncia pero transparente.

Ortodoncia Invisalign

Este método consiste en unas férulas transparentes conocidas como aligners hechos a medida para cada paciente.

El tratamiento sigue un proceso: cada dos semanas se van cambiando estos aligners para que los dientes se vayan desplazando y corrigiendo de forma gradual hasta alcanzar el lugar deseado.

Es un método cómodo y transparente, con gran facilidad para amoldarse a la dentadura de cada uno de los pacientes que lo llevan, se reduce el riesgo de caries ya que con este tipo de ortodoncia al ser removible, se quita para cepillarse los dientes, comer y beber.

Y por último, decir que es un método eficaz pues en poco tiempo ya se comienzan a apreciar los resultados.

Comparativa 

DAMON INVISALIGN
No son removibles

– Actúa 24 horas al día

– Recomendado para todo tipo de pacientes

– Calidad de resultados excelentes en apiñamiento dental

– La higiene bucal es más complicada

 

– Son removibles

– Debe llevarse al menos 20 horas al día

– Los pacientes deben cumplir unos requisitos. Por lo general, adultos

– Buenos resultados, pero no tanto como la Damon

– La higiene bucal se puede realizar sin problema

 

 

Los implantes son la mejor solución en casos de ausencia de diente o dientes. Ante la pérdida de uno o varios dientes los pacientes que acuden a consulta necesitan que se les solucione el problema estético y funcional de la forma más conservadora posible, es decir, evitando tocar el diente adyacente. Ésto solo lo conseguimos con implantes, que constituyen la primera opción terapéutica en la restauración bucodental.

El proceso de osteointegración de los implantes dentales es quizás el aspecto que ha sido más estudiado.

En definitiva, la implantología bucofacial está avanzando a pasos agigantados, aun así no tenemos que olvidar que previo al tratamiento siempre debe hacerse un correcto diagnóstico que se basará en un adecuado estudio clínico, radiológico y protésico y ante todo dirigido a satisfacer las demandas de los pacientes.

La importancia del diagnóstico

Las pruebas radiológicas mas empleadas en implantología bucofacial para la evaluación preoperatorios son:

  • La radiografía periapical
  • La ortopantomografía
  • La tomografía computadorizada

Es importante subrayar que cada caso debe ser evaluado de forma individual y que estas pruebas no deben ser aplicadas de forma rutinaria o antes de una buena valoración clínica.

En la actualidad el implante no debe simplemente colocarse donde exista hueso disponible, sino que también deben alcanzarse los objetivos protésicos exigidos en cada caso, en definitiva, el diagnóstico implantológico correcto se basa en la interpretación adecuada de las demandas del paciente, de los estudios clínico, radiológico y protésico previos y a un conocimiento exacto de la anatomía local conjuntamente con la utilización de todos aquellos instrumentos y materiales necesarios para la correcta colocación de los implantes.

Sin tener en cuenta todos estos factores, la cirugía implantologia no se puede considerar predecible y por consiguiente no se conseguirían los resultados esperados.

Durante los últimos años se ha puesto muy de moda un tratamiento en las clínicas dentales llamado blanqueamiento dental, el cual consiste en reducir en varios tonos el color original de las piezas dentales de los pacientes.

En otras palabras, se trata de un tratamiento estético que como bien indica su nombre devuelve el color blanco a los dientes mediante un proceso bastante sencillo que no supone molestia alguna para el paciente.

En la sociedad actual hay muchos causantes de la pérdida de color de los dientes: desde algunos medicamentos tales como las tetraciclinas hasta productos tan habituales en el día a día como el café o el .

Los dientes van adquiriendo poco a poco un color cada vez más amarillento que no se corresponde a los cánones actuales de estética: gracias al blanqueamiento de dientes, cualquier persona tiene acceso a un sencillo tratamiento que soluciona de forma realmente efectiva este problema.

Tipos de blanqueamiento dental

Generalmente hay dos tipos de blanqueamientos dentales:

  • Blanqueamiento externo: Es la técnica más habitual a la hora de blanquear los dientes, y consiste en varias sesiones en las que al paciente se le aplica técnicas tales como la exposición a la luz fría de arco completo o la utilización de férulas hechas a medida con una concentración de entre el 10 y el 30% de peróxido de carbamida.
  • Blanqueamiento interno: Se trata de una técnica bastante poco común, ya que normalmente se utiliza en los casos de pacientes en los que hay dientes no vitales que ya tienen realizado algún tratamiento de conducto. En este caso se aplica un producto por dentro del diente y también se puede complementar dicho proceso con el blanqueamiento externo.

Curiosidades: blanqueamiento mediante tiras

El blanqueamiento dental mediante tiras ha supuesto un interesante cambio en todos los pacientes que hasta ahora no podían permitirse costear el precio de un blanqueamiento en una clínica dental.

Este tratamiento es tan simple que cualquier persona puede adquirir a través de Internet las tiras que se emplean para el blanqueamiento, y simplemente siguiendo las instrucciones del fabricante se puede conseguir un resultado bastante visible teniendo en cuenta el precio del producto: obviamente es imposible conseguir el mismo color que se obtiene con los tratamientos profesionales.

De igual manera, lo recomendable en todos los casos es acudir en primer lugar a un dentista certificado para obtener un diagnóstico que valore qué tipo de tratamiento es el recomendado para blanquear los dientes, ya que no en todos los casos se puede hacer uso de estas tiras blanqueantes.

Los implantes son la solución ante la carencia de algunas piezas dentales. Es la forma más natural posible de sustituir la pieza perdida. Si nos estamos planteando someternos a este tipo de tratamiento, debemos conocer en qué consiste y qué tipo de piezas son mejores y de mayor calidad para que el procedimiento no nos plantee ningún tipo de dificultad o problema.

Cómo se coloca y qué tipo de implante elegir

Lo primero que debemos conocer es cómo es el proceso de colocación de los implantes, que es el siguiente: en el hueco que ha dejado el diente que se ha perdido se coloca esta raíz artificial para simular la original y encima de esta raíz se sitúa una corona que imita el diente natural, siempre dando el resultado más parecido posible a la pieza original.

A la hora de decidir qué tipo de implante ponernos, debemos saber cuáles son los diferentes materiales con los que se fabrican y cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno. A lo largo de los años se han realizado implantes de multitud de materiales, pero hoy en día el más utilizado es el titanio.

Hay cuatro tipos de implantes de titanio, pero se suele trabajar para implantología con los implantes de tipo IV, porque es que el tiene mejores características de resistencia, oxidación y no libera iones de titanio al medio. Se ha comprobado con numerosos estudios científicos que es beneficioso y compatible con el organismo ya que permite que el hueso vivo se integre de forma natural con él, como si fuera parte del cuerpo humano.

También existe la posibilidad para todos los pacientes reacios a implantarse metal, de que los implantes estén hechos de un material llamado zirconio: pero éste es un material mucho más frágil y es menos resistente ofreciendo una menor durabilidad que los implantes hechos de titanio.

Diferencias entre unos tipos de implantes y otros

Dónde realmente radica la diferencia entre unos implantes y otros, es en el bagaje científico que tienen detrás. Los implantes que llevan haciéndose desde hace 20 años, han sufrido mejoras y avances a lo largo del tiempo, además de tener multitud de estudios que respaldan su eficiencia y funcionamiento: no son iguales que los implantes que acaban de salir al mercado.

Gracias a estos avances y estudios, se descubrió que lo que realmente proporciona la calidad a los implantes es cómo está tratado su material: la rugosidad que tienen. Los implantes no podrían ser lisos porque sino no se pegarían, ya que las células óseas sólo se pegan cuando intuyen que hay rugosidad. La rugosidad es fundamental, porque no sólo hace que se pegue el tejido, sino que protege al cuerpo evitando así que los iones de titanio se diseminen por el organismo.

Por eso, la calidad de los implantes reside en cómo se ha tratado el material del que están hechos. Las diferentes casas comerciales estudian la bioactividad de los iones de flúor y de cloro para la fabricación de los implantes y que esto favorezca a su rugosidad, generando que sea más atractivo para el organismo.

Y una vez puesto…

El tiempo que puede pasar para poder comer una vez implantado varía según el paciente y la adaptación del propio implante en su cuerpo, pero el promedio es de 3 a 4 meses tras la colocación del implante. Hay casos en los que se puede continuar con el proceso de atornillado de los dientes en el mismo día de su colocación: esto es lo que se conoce como “carga inmediata”.

Una vez colocados los implantes hay que seguir las visitas programadas y el régimen de higiene bucal que nos marque el odontólogo.

Una limpieza con periodicidad tanto dental como de los implantes es fundamental para asegurarse que el procedimiento ha salido bien y progresa con total normalidad.

Durante los últimos años se ha puesto muy de moda un tratamiento en las clínicas dentales llamado blanqueamiento dental. Consiste en reducir en varios tonos el color original de las piezas dentales de los pacientes.

En otras palabras, se trata de un tratamiento estético que como bien indica su nombre devuelve el color blanco a los dientes, mediante un proceso bastante sencillo que no supone molestia alguna para el paciente.

¿Qué es lo que ensucia nuestros dientes?

En la sociedad actual hay muchos causantes de la pérdida de color de los dientes: desde algunos medicamentos tales como las tetraciclinas, hasta productos tan habituales en el día a día como el café o el té.

Los dientes van adquiriendo poco a poco un color cada vez más amarillento que no se corresponde a los cánones actuales de estética. Gracias al blanqueamiento de dientes, cualquier persona tiene acceso a un sencillo tratamiento que soluciona de forma realmente efectiva este problema.

Tipos de blanqueamiento dental

Generalmente hay dos tipos de blanqueamientos dentales:

  • Blanqueamiento externo: Es la técnica más habitual a la hora de blanquear los dientes, y consiste en varias sesiones en las que al paciente se le aplican técnicas tales como la exposición a la luz fría de arco completo o la utilización de férulas hechas a medida con una concentración de entre el 10 y el 30% de peróxido de carbamida, en la mayoria de los casos. Estas dos tecnicas pueden ser utilizadas de forma individual o conjuntamente.
  • Blanqueamiento interno: Se trata de una técnica bastante poco común, ya que normalmente se utiliza en los casos de pacientes en los que hay dientes no vitales que ya tienen realizado algún tratamiento de conducto. En este caso se aplica un producto por dentro del diente y también se puede complementar dicho proceso con el blanqueamiento externo.

¿Tienes dudas? Consulta más información sobre el tratamiento de blanqueamiento dental.

Qué es una ortodoncia y para qué sirve

En términos odontológicos, la ortodoncia es la ciencia que se encarga del estudio, la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de todas las posibles anomalías (forma, posición, etcétera) que pudieran producirse en las estructuras dentomaxilofaciales.

Por otro lado, ortodoncia también se usa para definir el tratamiento con el que es posible corregir defectos en la dentadura mediante un aparato que condiciona la posición de los dientes:lo habitual es tener que usarlo entre unos pocos meses y varios años.

Generalmente el tratamiento de ortodoncia se divide en dos categorías:

  • Tratamiento mediante aparatos fijos: Se trata del tipo de tratamiento más común entre los pacientes con anomalías en la estructura dentomaxilofacial, y al mismo tiempo suele emplearse para los casos en los que se requiere mayor fuerza para acompañar el desplazamiento de los dientes hasta su posición ideal -en algunos casos puede tratarse incluso de un desplazamiento de menos de un centímetro, pero el cual de no llevarse a cabo podría afectar a la posición de todos los demás dientes.
  • Tratamiento mediante aparatos removibles: Se trata de aparatos que pueden ser retirados de la boca en cualquier momento, permitiendo así mantener una mejor higiene oral en comparación a los aparatos fijos. Dicho tratamiento supone menos molestias para el paciente y generalmente suele emplearse para los casos más leves, aunque también suele ser frecuente que tras un tratamiento mediante aparato fijo se proceda a complementar el proceso a través de un aparato removible que -por ejemplo- solamente se ha de utilizar por la noche.

Qué son las ortodoncias Invisalign

Durante los últimos años ha aparecido una tecnología que ha revolucionado por completo los dos tipos generales de ortodoncias (fijas y removibles). Se trata de las ortodoncias Invisalign, conocidas también como ortodoncias invisibles, y en resumidas cuentas permiten seguir cualquier tipo de tratamiento dentomaxilofacial mediante un aparato prácticamente invisible a la vista que reduce casi por completo las molestias que hasta ahora generaban los tratamientos tradicionales.

Las claves de las ortodoncias Invisalign se resumen en dos palabras: comodidad y discreción. Al mismo tiempo que el paciente puede extraer su aparato en cualquier momento para -por ejemplo- lavarse los dientes después de comer, también entra en juego la discreción que añade un aparato completamente transparente en comparación al impacto que pueden producir unos brackets en una persona que no está acostumbrada a ese tipo de tratamientos.

Más información sobre los tratamientos con ortodoncia e Invisalign aquí