Así lo recoge el informe «Análisis del riesgo y prevalencia de COVID-19 en personal sanitario», elaborado por el Consejo General de Dentistas.

La pandemia causada por el virus SARS-CoV-2 ha alcanzado ya a más de 41 millones de personas, originando 1.1 millones de fallecidos en el mundo. El personal sanitario puede ver incrementado su riesgo de infección debido a su contacto estrecho con pacientes infectados diagnosticados, pero también debido a la exposición con pacientes asintomáticos o con casos de infección subclínica.

Concretamente, el personal de la clínica dental está sometido a unos riesgos inherentes debido a su contacto estrecho con los pacientes y a la generación de gotículas y aerosoles. La epidemia de VIH/SIDA en la década de los 80 creó una gran alarma entre los dentistas y aceleró la adopción de medidas de protección universales, reforzando una eficiente esterilización, lavado de manos y el uso de EPIs de manera rutinaria en los tratamientos dentales. Todo ello ha contribuido a crear espacios más seguros para los trabajadores de las clínicas dentales y sus pacientes, ayudando a minimizar el riesgo de infección en las clínicas dentales durante la presente pandemia.

De hecho, las cifras publicadas hasta ahora parecen mostrar un mayor grado de protección entre los dentistas en comparación con las publicadas sobre el resto del personal sanitario, fundamentalmente, personal médico y de enfermería en todo el mundo. A fecha de 10 de mayo del 2020, de los 250.273 casos de COVID-19 confirmados en España, 40.961 se correspondían con personal sanitario (16.4%). Desde el 11 de mayo hasta el 14 de octubre, se han detectado 16.351 nuevos casos entre el personal sanitario, de modo que, de manera global, el personal sanitario agrupa en torno al 7-8% del total de casos en España.

En este sentido, el riesgo de infección por COVID-19 parece ser más bajo para el personal de la clínica dental, en comparación con el descrito para el resto del personal sanitario. En una encuesta realizada a más de 2.200 dentistas de toda España, 741 (33.5%) se han realizado una PCR. De ellos, en 30 casos dio positiva (4%), y solo en 12 la sospecha del contagio fue en el ámbito laboral (1.6%).

El Dr. Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas, explica que “estos datos demuestran que el riesgo de infección de COVID-19 entre el personal de la clínica dental es inferior al de los demás profesionales sanitarios y al encontrado en la población general. Probablemente, las medidas de protección que los dentistas adoptamos hace años, están permitiendo que nuestro ejercicio profesional sea razonablemente seguro. No obstante, el riesgo no es nulo y deben seguirse las recomendaciones y protocolos emanados de las diferentes instituciones nacionales”.

Para ver el informe completo pulsa aquí. 

Últimamente recibimos en la Clínica muchos pacientes con problemas derivados de haberse realizado blanqueamientos dentales en su casa, sin la supervisión y prescripción del odontólogo.

Problemas para la salud oral como:

  • Empeoramiento de patologías no detectadas como caries o enfermedad periodontal.
  • Erosión y desgaste dental.
  • Quemaduras, alteraciones en las mucosas o sensibilidad dental.
  • Resultados desiguales en distintas zonas del diente o entre piezas.
  • Persistencia de manchas y tinciones que deberían haberse eliminado en una profilaxis previa.

Por favor, huye de estos tratamientos y realízate un blanqueamiento dental profesional.

Para más información pulsa aquí.

Así lo recoge un informe elaborado por el Consejo General de Dentistas, con motivo del Día Internacional de las Personas Mayores, donde hace hincapié en la interrelación que existe entre una mala salud oral y algunas enfermedades no transmisibles, como problemas cardiovasculares y respiratorios, el cáncer oral, la diabetes, la obesidad o el Alzheimer.

La esperanza de vida en España supera ampliamente los 80 años. A partir de los 65, se producen diversos cambios en la cavidad oral que pueden derivar en patologías bucodentales. Las más frecuentes en esta etapa de la vida son:

– La disminución de producción de saliva o xerostomía. Uno de cada 10 mayores la sufren.

– Pérdida dentaria.

– Caries, que afecta al 100% de los adultos mayores.

– Retracción de encías, que puede dejar las raíces de los dientes expuestas a un mayor riesgo de caries. De hecho, uno de cada cuatro adultos padece caries en la raíz de un diente.

– Enfermedad periodontal, que afecta al 37% de los adultos mayores, de forma moderada o severa.

– Cáncer oral. Anualmente, se detectan más de 5.000 casos.

Uno de cada cuatro adultos mayores considera que el estado de su salud bucodental es malo o muy malo. Sin embargo, gracias a los conocimientos científicos y a la tecnología actual, es posible disfrutar de una óptima salud oral durante la madurez. Asimismo, es importante seguir unas sencillas pautas de higiene y alimentación:

– Cepillar los dientes durante dos minutos, dos veces al día como mínimo, usando un cepillo manual o eléctrico y pasta dentífrica fluorada. Hay que insistir en la higiene interdental.

– Si se lleva prótesis removible, hay que limpiarla diariamente.

– Llevar una dieta sana y equilibrada, evitando las bebidas carbonatadas y el azúcar.

– Limitar al máximo el consumo de tabaco y alcohol.

– Realizar autoexploraciones periódicas para detectar bultos, manchas o llagas.

– Visitar al dentista una vez al año, como mínimo. En el caso de notar alguna anomalía, se aconseja acudir lo antes posible. Menos del 40% de los adultos mayores va al dentista anualmente, cuando la media en población general es del 52%.

En los últimos meses ha aumentado la visita a nuestra Clínica de personas con bruxismo, una enfermedad crónica que si tiene un tratamiento adecuado, se puede vivir de una forma natural y sin dolor.

Según la Sociedad Española de Ortodoncia, dos de cada 10 españoles padecen bruxismo, una enfermedad que está producida principalmente por el estrés, pero en la que también influyen otros factores como el número de horas que pasamos sentados, la disminución de la actividad física, o una dieta rica en azúcares y carbohidratos.

Otra de las consecuencias de esta enfermedad es que las personas que la padecen mientras duermen, suelen despertarse cansadas, con dolor en los músculos de la cara o incluso con dificultad para abrir la boca.

Desde Clínica Dental Alcalá siempre recomendamos que ante la primera sospecha de padecer bruxismo, pasen por nuestra consulta para confirmar el diagnóstico y para mitigar el impacto que se haya podido producir en la cavidad oral.

Los ‘bruxistas’ suelen tener dos tipos de movimiento:

  • movimiento de diente contra diente, rechinando los dientes.
  • apretamiento de los dientes, mismo efecto que el anterior pero sin desplazamiento.

Para solucionar el bruxismo, ponemos a disposición de los pacientes dos tipos de férulas:

  • Placas rígidas superiores, si tenemos que reposicionar el cóndilo
  • Placas inferiores relativamente blandas, para desprogramar la musculatura.

Si padeces bruxismo no lo demores más y visita nuestra consulta.

Pide cita llamando al 913 56 60 77 o de manera online pinchando aquí.

Coincidimos con la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial en señalar que, antes de la vuelta al cole de los más pequeños de la casa, es muy recomendable llevarles a su revisión ortodóncica.

Especialmente a los 6 años (preferiblemente antes de que cumplan los 7 años), edad a la que deben asistir a su primera revisión ortodóncica para que el especialista pueda hacer una detección precoz de las posibles maloclusiones y problemas esqueléticos, evitando así tratamientos más complejos en la edad adulta.

La ortopedia dentofacial puede evitar la necesidad de hacer tratamientos más largos y costosos cuando sean mayores. La edad óptima para realizar una ortopedia para resolver una maloclusión Clase II es a los 10 u 11 años, y para resolver compresión maxilar y maloclusión Clase III es a los 6, de ahí la importancia de esa primera revisión ortodóncica recomendada por las principales sociedades de ortodoncia del mundo, entre ellas la SEDO.

Pero los niños no son los únicos que pueden aprovechar estos días para ir a revisión, también los adolescentes. Lo mejor es hacerlo durante la etapa de crecimiento (especialmente entre los 12 y 13 años), porque es el momento ideal para corregir el apiñamiento dental. El motivo es que durante esta etapa se experimenta un alto metabolismo que favorece el movimiento dental, lo que hace que estos tratamientos sean más eficientes y cortos. Más específicamente, hay un periodo en el desarrollo de los pequeños, conocido como el “estirón”, que acostumbra a durar unos nueve meses, en el que el crecimiento alcanza una gran velocidad y en el que la ortodoncia suele ofrecer mejores resultados.

Clínica Dental Alcalá es un espacio seguro que ya seguía protocolos sanitarios antes de la crisis del Covid-19. Fuimos  una de las clínicas pioneras en Madrid en obtener el certificado de desinfección con ozono. Desde hace más de 5 años, además de ofrecer un servicio de calidad, brindamos un entorno donde se respira un ambiente agradable, esterilizado, saludable, limpio y libre de gérmenes a través del ozono.

Siguiendo indicaciones de las autoridades sanitarias, desde el pasado mes de marzo, implementamos otras medidas como: el uso de EPIs, la instalación de mamparas, el aumento del tiempo de las consultas para evitar que los pacientes coincidan, etc.

Pide cita previa llamando al 913566077.

Fuente: Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial 

«En España, 8 millones de adultos, uno de cada tres, presentan alguna forma de enfermedad periodontal», según el Dr. Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas.

La enfermedad periodontal es una patología crónica, que puede conducir a la afectación de las encías y el hueso que sujeta los dientes. Existen dos tipos de enfermedades periodontales: la gingivitis y la periodontitis.

El presidente del Consejo General de Dentistas, explica que “las lesiones periodontales se producen por la acumulación de bacterias que ocasionan alteraciones del periodonto. Si no son tratadas, estas dolencias avanzan progresivamente, pudiendo provocar la caída de los dientes y diversas afecciones en nuestro organismo”.

En España, 8 millones de adultos presentan esta enfermedad, de los cuales 2 millones tienen una periodontitis severa. Además, el 33% de los adultos mayores presenta una perdida dentaria grave y el 11% es edéntulo.  A nivel mundial, 750 millones de personas presentan una enfermedad periodontal severa.

Tipos de enfermedad periodontal

  • Gingivitis: se produce por la acumulación de placa bacteriana que, si no es eliminada correctamente, puede transformarse en sarro, produciéndose irritación e inflamación en las encías, hasta llegar a convertirse en periodontitis.
  • Periodontitis: en este caso se trata de una enfermedad irreversible que afecta al 10% de la población mundial, según la Organización Mundial de la Salud. Esta patología se caracteriza por la pérdida estructural del aparato de inserción y es uno de los motivos principales de la caída dental en los adultos.

La enfermedad periodontal se puede evitar teniendo en cuenta una serie de medidas preventivas:

  • El tabaco es el principal factor de riesgo, ya que afecta a la prevalencia y progresión de las periodontitis e interfiere con la cicatrización de los tejidos. Además, puede provocar la progresión de una lesión de gingivitis reversible a una periodontitis grave.
  • Tener un estilo de vida saludable, a través de una dieta sana, ejercicio y evitando el consumo de alcohol y otras sustancias, prevendrá la aparición de esta enfermedad.
  • Otro de los motivos por los que aparece la enfermedad periodontal es la predisposición genética.  El genotipo tiene un papel importante en la susceptibilidad a la periodontitis.
  • Seguir una inadecuada higiene oral es otro de los factores de riesgo más importantes. El apiñamiento dental y otros problemas de malposición dentaria pueden dificultar la realización de una completa limpieza oral diaria, provocando un alto riesgo de padecer este tipo de patologías.

El Dr. Castro señala que “la enfermedad periodontal está estrechamente relacionada con la salud general, por lo que es fundamental concienciar a la población de mantener un estilo de vida saludable, mantener una buena higiene bucal, evitar el tabaco y el consumo de alcohol, y realizar visitas regulares al dentista. El odontólogo puede detectar esta enfermedad en sus inicios, evitando la progresión de una fase leve a formas graves de periodontitis”.

Fuente: Consejo General de Dentistas.

Si tienes problemas con tu boca, no lo demores más y pásate por Clínica Dental Alcalá.

Pide cita llamando al 913 56 60 77 o pulsando aquí.

El Consejo General de Dentistas estima que, unos 3 millones de personas en España, 8% de adultos jóvenes y 16% de mayores, sufren desórdenes temporomandibulares.

La articulación temporomandibular (ATM) conecta la mandíbula con el resto del cráneo y, en ocasiones, puede originar problemas que pueden llegar a producir importantes limitaciones en las funciones masticatoria y fonatoria.

La ATM la forman dos articulaciones (derecha e izquierda) que funcionan sincrónicamente. En concreto, está constituida por los cóndilos mandibulares, que se articulan con el hueso temporal del cráneo, así como por numerosos músculos y ligamentos.

Cuando se sufre de dolores en esta articulación o en los músculos que la rodean, se dice que la persona tiene desórdenes temporomandibulares. El origen de esos problemas puede ser muy variado, ya que son muchas las estructuras que forman la ATM o que pueden actuar sobre ella.

Para averiguar el origen y el grado de gravedad de esta disfunción, el Dr. Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas, recomienda acudir al dentista ante los primeros síntomas, ya que “la evolución de los problemas de la ATM es crónica. Si no se actúa tenderán a empeorar progresivamente haciéndose más patente la sintomatología”.

¿Qué problemas puede producir la ATM?

Los síntomas son muy diversos y muchas veces pasan desapercibidos al atribuirlos a otras causas. Entre los más habituales están:

  • Cefalea crónica.
  • Sensación de presión y zumbidos en los oídos.
  • Molestias más o menos severas al masticar.
  • Dolor en la cara o en la mandíbula.
  • Chasquidos y ruidos al abrir y cerrar la boca. También puede existir una limitación funcional para abrir completamente la boca.
  • Dolor cervical.
  • Enrojecimiento de los ojos y sensibilidad a la luz.
  • Bruxismo y desgaste dental.

El tratamiento

El tratamiento para los trastornos de la ATM varía de forma considerable según la causa. Dos de los más comunes son el uso de la férula nocturna y los analgésicos, previamente recetados por el dentista. También es recomendable tomar alimentos blandos y usar una bolsa de hielo para aliviar el dolor.

“Muchos de los tratamientos comienzan por el uso de férulas de descarga para favorecer la relajación de la musculatura masticatoria o la recolocación de los cóndilos mandibulares, entre otras funciones”. En el caso de los problemas de la articulación temporomandibular funcionales, a veces, es preciso rehabilitar mediante prótesis toda la oclusión”, concluye el Dr. Castro.

Fuente: Consejo General de Dentistas

Os informamos que nuestra Clínica permanecerá cerrada por vacaciones del 10 al 23 de agosto (ambos inclusive).

El equipo que forma Clínica Dental Alcalá se tomará unas merecidas vacaciones para cargar las pilas, con el objetivo principal de poder seguir ofreciendo los mejores servicios odontológicos y tratamientos dentales de alta calidad justo a la vuelta, el lunes 24 de agosto.

¡Aprovechamos para desearos unas felices vacaciones y para recordaros que no olvidéis cuidar vuestra higiene dental!

Mal aliento, sensación de boca seca, manchas en los dientes… son varias las alteraciones bucodentales que algunas personas están atribuyendo al uso de la mascarilla. Debido a la situación sanitaria actual, el Consejo General de Dentistas recomienda a la población llevar mascarilla, ya que no hay ninguna evidencia científica que demuestre su relación con la aparición de patologías orales.

En la boca conviven millones de bacterias pertenecientes a unas 300 familias diferentes. La falta de oxígeno podría alterar ese equilibrio llamado simbiosis para dar lugar a un desequilibrio (disbiosis) en el que determinadas bacterias orales más patógenas pudieran desarrollarse y predominar. Sin embargo, es altamente improbable que en las condiciones habituales de uso de las mascarillas se produzca esta situación de falta de oxígeno.

En este sentido, el Dr. Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas, asegura que el uso de la mascarilla y esa supuesta falta de oxígeno, no son las causas de la halitosis (mal aliento): “Al llevar la mascarilla, una parte del aire que expiramos queda durante un mayor tiempo en contacto con nuestro sistema olfativo. Por ese motivo, algunas personas piensan que han desarrollado ahora este problema, cuando lo cierto es que ya lo padecían antes de llevar la mascarilla pero no lo habían detectado”. Asimismo, hay que señalar que las mascarillas se van deteriorando con el uso. Las quirúrgicas, por ejemplo, deben desecharse a las 4 o 6 horas porque de no hacerlo irán acumulando saliva, perdiendo su eficacia e incrementando el mal olor.

La importancia de extremar la higiene y mantener hábitos saludables

El hecho de llevar durante varias horas la mascarilla y no mostrar la boca no debe suponer el abandono de la higiene bucodental. Se debe realizar un cepillado de dientes adecuado al menos 2 veces al día con pasta dentífrica fluorada, incluyendo la higiene interdental. “Tenemos que recordar que la mucosa oral es una de las vías de entrada del coronavirus. Mantener la boca sana es primordial”, recuerda el Dr. Castro. Además, ahora más que nunca es imprescindible cuidar el cepillo dental, lavarnos bien las manos antes y después usarlo, limpiarlo, enjuagarlo y secarlo, mantenerlo protegido en su capuchón, no compartirlo nunca, alejarlo del sanitario (para evitar posible contaminación) y no almacenarlo junto a otros cepillos sino independientemente.

Del mismo modo, hay que mantener unos hábitos de alimentación saludables, disminuyendo al máximo los productos azucarados y evitando el consumo de alcohol y tabaco.

Por último, el presidente de la Organización Colegial recomienda acudir al dentista ante cualquier trastorno de la cavidad oral para abordar el problema lo antes posible. “La mayoría de las patologías bucodentales tienen un tratamiento sencillo si se diagnostican de forma precoz”, concluye el Dr. Castro.

Fuente: Consejo General de Dentistas

Un hábito cotidiano como el cepillado de dientes también debe adaptarse a las nuevas circunstancias que estamos viviendo. Por ello, desde el Consejo General de Dentistas han elaborado una serie de recomendaciones para cuidar de forma óptima nuestro cepillo dental y proteger nuestra salud durante la pandemia por la Covid-19:

  1. Lavarse muy bien las manos con agua y jabón antes de tocar el cepillo. Los virus pasan de la mano a la mucosa oral.
  1. Proceder al cepillado de dientes habitual con pasta fluorada durante 2 minutos, al menos, 2 veces al día. Por la noche, además, tenemos que asociar la higiene interdental, bien con hilo de seda o con cepillos interproximales.
  1. Enjuagar bien el cepillo después de cada uso al objeto de eliminar restos de pasta y alimenticios. El cepillo puede ser una fuente de bacterias, virus y hongos, por lo que debemos mantenerlo siempre limpio.
  1. Mientras dure la epidemia se recomienda desinfectar el cabezal del cepillo con povidona iodada al 0.2%, agua oxigenada diluida al 1% o cloruro de cetilpiridinio al 0.05-0.1%, durante 1 minuto.
  1. Secar bien el cepillo, dando vueltas de derecha a izquierda para eliminar el exceso de agua y la humedad.
  1. Los cepillos deben almacenarse con el cabezal hacia arriba, alejados del sanitario (al menos, 1 metro) para evitar su posible contaminación. El SARS-CoV-2 también está presente en orina y heces. Lo ideal es no tener el cepillo a la vista sino guardado.
  1. Los cepillos no deben guardarse amontonados por el riesgo de contaminación cruzada de uno al otro al tocarse.
  1. Al finalizar, volver a lavarse bien las manos con agua y jabón durante 40 segundos.

El presidente del Consejo General de dentistas, el Dr. Óscar Castro Reino, recuerda que los cepillos deben cambiarse cada 3-4 meses, siempre que detectemos que se ha deteriorado o cuando hayamos pasado por un proceso infeccioso de tipo respiratorio o digestivo: “Los cepillos de dientes son esenciales para el correcto cuidado de la salud bucodental. Sin embargo, debemos tomar las máximas precauciones, sobre todo en estos momentos de epidemia viral, para evitar que puedan convertirse en un elemento de contaminación cruzada. Siguiendo estas recomendaciones, también se está colaborando al control de esta situación epidémica”, asegura el presidente de la Organización Colegial.

Contacta por teléfono



 Teléfono:
(+34) 913 566 077

 Dirección:
Alcalá 198 (entrada por Bocangel) 1B esc dcha
28028 Madrid
Metro: Ventas – Autobuses: 48, 53, 106, 110, 210
¿Como llegar?

 Horario:
Lunes a Jueves de 10:00 -20:00 ( horario ininterrumpido)
Viernes de 10:00 – 18:00 ( horario ininterrumpido)

 Email:
recepcion@clinicadentalalcala.com

Contacta por email



1 + 1 = ?