La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por la pérdida y fragilidad de la masa ósea con el consecuente aumento de riesgo de fractura; y la enfermedad periodontal, es una patología inflamatoria crónica que afecta a los tejidos de soporte de los dientes.

Ambos son dos procesos destructivos óseos que comparten factores de riesgo, como la edad y el tabaquismo, y que podrían estar relacionados.

Desde la década de 1960, han ido creciendo las evidencias de la asociación entre la osteoporosis y la pérdida de masa ósea junto con el inicio y la progresión de la enfermedad periodontal.

Los pacientes con osteoporosis son más propensos a la pérdida de hueso alveolar, especialmente cuando hay una enfermedad periodontal preexistente.

Entre los diferentes problemas bucodentales asociados a la osteoporosis, podemos destacar los siguientes:

  • Disminución de la masa ósea y densidad ósea maxilar: estudios realizados demuestran que, tanto la masa ósea como la densidad ósea maxilar es significativamente mayor en una población sana que en una osteoporótica.
  • Reducción del reborde alveolar: existen diversos factores involucrados en la pérdida ósea alveolar, entre los cuáles se encuentran una ingesta deficiente de calcio, baja relación calcio-fósforo de la dieta y deficiencia de vitamina D con una severa resorción ósea alveolar. Por otra parte se ha demostrado que el desbalance hormonal que afecta a mujeres postmenopáusicas intensifica la resorción del reborde alveolar.
  • Edentulismo: Se ha determinado que los individuos osteoporóticos tienen una mayor pérdida de dientes que aquellos sanos.
  • Disminución del Espesor Cortical Óseo: existe un aumento en la porosidad cortical de la mandíbula a medida que avanza la edad. Las mujeres postmenopáusicas muestran un adelgazamiento de la cortical del ángulo mandibular. Esto constituye una medida de masa ósea sugerente de que está ocurriendo una pérdida ósea esqueletal generalizada.

Una investigación llevada a cabo en la University at Buffalo, apunta que el tratamiento para la osteoporosis puede ayudar a prevenir la periodontitis grave en las mujeres posmenopáusicas. Los expertos observaron que, en las mujeres que recibían tratamiento para la osteoporosis, la profundidad del sondaje periodontal y la pérdida de inserción clínica eran menores, así como también era inferior el sangrado de las encías.

Un diagnóstico precoz de la enfermedad, es un aspecto fundamental para hacer frente a las consecuencias negativas que puede tener para la boca y el resto del cuerpo del paciente.

Pide cita previa llamando al 913 56 60 77 o pinchando aquí.

Según el Atlas de Salud Bucodental en España 2022, se estima que hay 5,5 millones de españoles diabéticos, lo que nos sitúa como el segundo país de Europa con más personas con diabetes. Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, que se celebra hoy, el Consejo General de Dentistas recuerda que las personas con esta enfermedad están más predispuestas a tener caries y en­fermedad periodontal.

Según datos de la 10ª edición del Atlas de la Diabetes de la Federación Internacional de la Diabetes (FID), entre 2019 y 2021, en España se ha producido un incremento importante del número de personas con diabetes y muchas de ellas no están diagnosticadas.

“Los estudios realizados en pacientes diabéticos muestran una clara asociación bilate­ral entre la diabetes mellitus y la enfermedad periodontal. En los diabéticos se incre­menta el riesgo de sufrir patología periodontal y caries. A su vez, la presencia de periodontitis es un factor limitante porque dificulta el control de la glucemia”, recuerda el presidente del Consejo General de Dentistas, el Dr. Óscar Castro Reino.


Factores de riesgo y recomendaciones

Se­gún el estudio ANIBES, realizado por la Fundación Española de Nutrición, la ingesta media de azúcar de una persona es de 71,5 gramos al día, superando casi el triple las recomendaciones de la OMS (28 g/día). Esta cifra indica que el 19% de la energía diaria procede de los azúcares. Esta situación contribuye de manera muy importante a las cifras en alza de sobrepeso, obesidad y diabetes en nuestro país.

El cuidado de la boca de la persona diabética es fundamental para evitar complicaciones. Por ello, desde el Consejo General de Dentistas se recomienda seguir una serie de pautas:

– Llevar una dieta saludable, baja en azúcar, sal y grasas, contribuye a reducir el riesgo de en­fermedades bucodentales.

– Acudir al dentista, al menos, dos veces al año y siempre que haya cualquier lesión o alteración en la boca.

– Controlar la enfermedad para reducir el riesgo de padecer enfermedades bucodentales.

– Extremar la higiene oral, cepillándose los dientes después de cada comida con un cepillo de cerdas suaves y pasta dentífrica fluorada. Usar también un cepillo interdental o seda dental para la limpieza diaria entre los dientes.

– En caso de ser portador de prótesis, tienen que extremarse las medidas de higiene de las mismas diariamente.

– Evitar el tabaco. Los diabéticos fumadores, de 45 años o más, multiplican por 20 el riesgo de padecer enfermedad periodontal severa.

 

Más de la mitad de los dentistas estadounidenses han afirmado que muchos de sus pacientes llegan a la clínica bajo los efectos de las drogas. Así lo ha comunicado la Asociación Dental Americana (ADA) tras realizar una encuesta entre los odontólogos que trabajan en ese país.

Desde el Consejo General de Dentistas se advierte de los riesgos que tiene para la salud bucodental el consumo de cualquier tipo de droga. Por ejemplo, se ha demostrado que el cannabis provoca xerostomía (sequedad bucal), lo cual se asocia a un mayor riesgo de caries. Además, el tetrahidrocannabinol (THC), principal principio activo de esta droga, es un estimulante del apetito, lo que lleva al consumo de productos azucarados con mucha frecuencia y puede conllevar deficiencias nutricionales con repercusión en la salud general y en la salud oral. Todo ello explica el que se encuentren caries en superficies libres donde habitualmente no es normal hallarlas. La marihuana también provoca una serie de alteraciones en los tejidos blandos, como es una mayor presencia de leucoplasia, lesiones potencialmente malignas, alteraciones periodontales e incremento del riesgo de cáncer oral, entre otros.

La cocaína fue el primer anestésico local que se utilizó, pero su carácter adictivo hizo que se rechazara su uso. Se trata de una droga muy peligrosa que puede tener diferentes efectos en la boca, dependiendo de cómo se consuma. Esnifada, puede disolver el tabique nasal y, en los casos más graves, daña el tejido entre la nariz y el paladar generando un orificio que dificulta hablar o comer. Al ser una droga muy ácida, como la metanfetamina, cuando se fuma o se aplica directamente en las encías, provoca caries, enfermedad periodontal y lesiones en la mucosa. El consumo de éxtasis (metanfetaminas) puede ir asociado a un aumento de riesgo de bruxismo, dolor muscular mandibular (apretamiento) y xerostomía.

En cuanto a la heroína, también incrementa el riesgo de bruxismo y de xerostomía. Además, conlleva un aumento de probabilidades de contraer infecciones virales, hongos y decoloración de la lengua. Asimismo, los consumidores de heroína sienten muchas ganas de ingerir dulces, lo que provoca caries.

Efectos a largo plazo

Es muy habitual que la persona que consume drogas sea poliadicta. La asociación de drogas con alcohol y tabaco es muy común. También es frecuente que estos consumidores descuiden su dieta, recurriendo a una alimentación poco saludable, rica en hidratos de carbono, pues suministran una energía inmediata a través de los azúcares. La dependencia a las drogas los lleva a descuidar su higiene personal y bucodental y a no recibir asistencia médica ni dental.

Todos estos factores unidos actúan sinérgicamente, incrementando el riesgo de numerosas patologías bucodentales, entre las cuales se encuentra el cáncer oral. Este último, además suele ser más agresivo al darse en pacientes jóvenes y estar asociado muchas veces al virus del papiloma humano.

Se acerca Halloween, la noche más espeluznante del año, y desde la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO) quieren aprovechar para concienciar a la población acerca de algo que da miedo de verdad: el peligro de adquirir un tratamiento de ortodoncia invisible por Internet. Y es que en los últimos años han proliferado las empresas que comercializan este tipo de dispositivos sin ningún tipo de supervisión por parte de profesionales. “Como consecuencia, cada vez más dentistas reciben en sus clínicas a pacientes afectados por este tipo de prácticas cuestionables que les han llevado a padecer todo tipo de problemas, algunos de ellos de gravedad”, explican desde la entidad.

“Un tratamiento de ortodoncia debe ser siempre prescrito, realizado y supervisado por un profesional cualificado, como sucede con cualquier procedimiento relacionado con la Odontología”, recalcan desde SEDO. Y advierten de que el uso de alineadores sin el asesoramiento de ortododoncista “puede provocar daños irreversibles en la sonrisa”. Empeoramiento de la malposición de los dientes, diastema, nuevas maloclusiones, pérdida de piezas dentales, dificultades en el habla y la deglución e incluso dolores de cabeza y de cuello son algunas de las complicaciones que los ortodoncistas españoles se están encontrando en los pacientes que acuden a ellos para tratar de solucionar los problemas originados por una de estas ortodoncias invisibles comercializadas por internet.

Los alineadores han demostrado ser sumamente efectivos a la hora de corregir la sonrisa, destacan desde la Sociedad de Ortodoncia. Eso sí, como cualquier otro tratamiento de Odontología, se deben seguir varios pasos. Así, antes de comenzar con el procedimiento será un ortodoncista cualificado quien revise el estado de la boca del paciente, realizando diversas pruebas para determinar el tipo de tratamiento a aplicar. En el caso de las ortodoncias invisibles que se venden por internet, estas primeras consultas no las lleva a cabo un odontólogo, sino un auxiliar, o, directamente, no existen. “Hay pacientes que nos cuentan que el supuesto diagnóstico se lo han hecho mediante una serie de fotos y vídeos que ellos mismos envían”, indican.

Una vez diagnosticada la maloclusión, se llevan a cabo todo tipo de mediciones para programar el tratamiento, que se realizará de forma progresiva mediante el uso de varias férulas trasparentes hechas a medida. Será el profesional quien enseñe al paciente cómo debe colocarlas, retirarlas, limpiarlas e intercambiarlas. En el caso de los tratamientos online, las empresas se limitan a enviar a casa del paciente un pack con las férulas y unas instrucciones. “Así no hay forma de comprobar que los alineadores realmente se adaptan bien a la boca de la persona o si hay que realizar alguna modificación”, indican los ortodoncistas.

Otra de las ventajas de los alineadores es la relativa autonomía del paciente. Pues una vez que se acostumbre, este puede ir cambiando las férulas en casa, lo que reduce las visitas al dentista. Sin embargo, el tratamiento sigue estando supervisado en clínica por el ortodoncista, quien se encarga de verificar que el procedimiento está funcionando correctamente y, por supuesto, de atender cualquier duda o urgencia del paciente. En el caso de estas empresas que comercializan los dispositivos por internet, “la supervisión se limita a que la propia persona envíe fotos de su sonrisa a través de una aplicación”.

Por todo esto, desde la SEDO instan a la población a “dejar las historias de miedo para el cine y no poner en juego su salud bucodental”. No hay que dejarse llevar por la promesa de soluciones supuestamente milagrosas a precios excesivamente bajos, sino acudir siempre a un profesional de la Odontología.

En Clínica dental Alcalá queremos que vivas la experiencia del iO™, una sensación de limpieza profesional y un cepillado suave.

Para ello, sortearemos un cepillo eléctrico Oral-B, iO™ serie 6 valorado en más de 100€, a través de nuestros perfiles de Facebook e Instagram.

¡Podrás participar desde hoy, 18 de octubre, hasta el próximo martes 25 de octubre, a las 18.00 horas. Mucha suerte!

Para consultar las bases del sorteo pulse aquí.

La caries dental es la enfermedad crónica más extendida en el mundo y constituye un reto importante para la salud pública. La caries no tratada en dientes permanentes tiene una prevalencia global del 40%, según datos del Atlas de Salud Bucodental en España, elaborado por el Consejo General de Dentistas.

Con motivo de la celebración del Día Mundial por un Futuro Libre de Caries, la Organización Colegial recuerda que la caries se puede prevenir. “Unos autocuidados apropia­dos -cepillándose los dientes, al menos, dos veces al día con pasta fluorada y usando seda dental o cepillo interdental a diario-, así como las revisiones periódicas al dentista combinados con un estilo de vida saludable, evitando un consumo excesivo de azúcares, y el tabaco y el alcohol, permiten man­tener una dentición funcional a lo largo de la vida”, explica el presidente del Consejo General de Dentistas el Dr. Óscar Castro Reino.

En la aparición de caries intervienen múltiples factores. Algunos pertenecen al entorno bucal, como los microorganismos vivos o bacterias que se encuentran en el organismo, la resistencia a la desmineralización o la propia mor­fología. Otros factores se corresponden con el individuo: número de visitas al dentista, consumo apropiado de fluoruros y dieta. En tercer lugar, existen influencias a nivel familiar: nivel cultural, nivel socioeconómico, nivel de conciencia sanitaria, etc. Finalmente, el cuarto grupo de factores recae en el ám­bito comunitario: características del sistema sanitario, organización de los cuidados de atención bucodental y grado de protección, entre otros.

En España hay 35 millones de personas con caries

En términos de prevalencia, la caries ocupa en nuestro país la primera posición respecto a otras enfermedades comunes con 35 millones de personas afectadas, seguida por la enfermedad periodontal (9 millones), la diabetes (5,5 millones) y el asma (2,5 millones).

Por tramos de edad, un 35% de los menores de 6 años presenta caries, lo que representa unos 850.000 menores afectados que acumulan cerca de 4 millones de dientes temporales con caries.

En el grupo de adolescentes (11-17 años), entre el 30-35% tiene caries, lo que representa 1,3 millones de jóve­nes con 2,4 millones de dientes permanentes afectados. De ellos, el 30% no ha recibido tratamiento.

El 94% de los adultos jóvenes (35-44 años) en España presenta caries, es decir, unos 11 mi­llones de sujetos afectados. Cada adulto joven tiene, en promedio, 7 dientes afectados por la caries. De ellos, el 40% se encuentra sin tratar.

En cuanto al adulto mayor (65-74 años), la totalidad de la población ha sufrido caries en algún momento de su vida. Representa una afectación de 6,4 millones de personas, cada una de ellas con un promedio de 15 dientes afectados. Solo 2 de cada 10 dientes han recibido su tratamiento dental. El 7% de los adultos mayores es edéntulo total.

El flemón dental o también llamado absceso es una de las molestias bucales más frecuentes. Está provocado por una infección bacteriana debido a una fisura o caries dental, que permite que las bacterias lleguen hasta la raíz del diente o encía. Esto da lugar a una fístula en la encía, que es un bulto por el que supura el pus provocado por la infección. También puede deberse a trauma en los dientes o a gingivitis o enfermedad de las encías.

Causas

Las principales causas de aparición de un flemón dental son:

  • Presencia de caries en los dientes.
  • Enfermedad periodontal.
  • Falta de higiene dental
  • Dieta demasiado rica en azúcares.
  • Pulpitis o inflamación de la pulpa dental.

Síntomas

  • Dolor severo y continuo, a veces en forma de punzadas fuertes.
  • Inflamación de la boca o de la encía.
  • Enrojecimiento de la boca y la cara.
  • Gran sensibilidad de los dientes al calor o al frío.
  • Dolor al masticar o al tocar el área infectada.
  • Inflamación de los ganglios del cuello.
  • Sabor amargo en la boca y mal aliento.
  • Una llaga abierta de donde sale pus.
  • Inflamación en el área de la mandíbulas superior o inferior.
  • Dificultad para abrir la boca o tragar.
  • Malestar general.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Diarrea.

En Clínica Dental Alcalá te recomendamos que, para evitar posibles complicaciones, no subestimes su aparición y al primer síntoma acudas a vernos.

Valoraremos la causa que ha provocado el flemón y procederemos a elegir el tratamiento más adecuado para eliminar la infección (antibióticos, antiinflamatorios) y recuperar el diente (endodoncia, empaste).

Insistimos en la necesidad de que no dejes pasarlo, porque una de las complicaciones del flemón es que puede provocar la pérdida de la pieza dental.

Prevención

Para evitar la aparición de abscesos, es fundamental que lleves una higiene bucal correcta y diaria, cepillándose los dientes y usando el hilo dental. En caso de golpes que rompan, astillen o aflojen tus dientes es necesario que nos visites y lo valoremos.

También es necesario que nos visites regularmente para realizar un buen chequeo de tu boca, porque una caries, por pequeña que sea, debe tratarse enseguida para evitar que se desarrolle un absceso.

¡Pide cita previa llamando al 913566077 pinchando aquí!

En Clínica Dental Alcalá no queremos que el pago de tu tratamiento dental sea un obstáculo para que luzcas una sonrisa de anuncio.

Te damos la facilidad de financiar tu tratamiento hasta 24 meses sin intereses, pagando en cómodas mensualidades.

Te ofrecemos descuentos adicionales sobre el tratamiento por pronto pago (consultar), y estudiamos cualquier forma de pago, no dudes en consultarnos.

Además, los mayores de 65 años tienen un descuento especial del 10% en todos los tratamientos.

Primera consulta gratuita.

¡Pide cita previa llamando al 913566077 pinchando aquí!

La época estival es una de las épocas del año donde más traumatismos se suelen producir, en la mayoría de los casos, por caídas, colisiones, accidentes, práctica de deportes o actividades recreativas. El Consejo General de Dentistas recuerda que todos los traumatismos dentales deben ser considerados como una urgencia y se debe acudir lo antes posible al dentista.

Se estima que unos 4,5 millones de es­pañoles han sufrido algún tipo de traumatismo dental, lo que situaría la prevalencia global en el 10%. Asimismo, los estudios epidemiológicos muestran que el 25% de los adolescentes experi­menta traumatismos dentales. Los incisivos centrales superiores suelen ser los dientes más afectados. Las lesiones dentales y faciales se pueden reducir significativamente al introducir un equipo de protección, como los protectores facia­les y bucales, durante la práctica de deportes de contacto.

Las secue­las a largo plazo de las lesiones traumáticas pueden afectar el bienestar, al habla, a la necesidad de cuidados complejos y a la calidad de vida relacionada con la salud oral. Además, determinados tipos de traumatismos, como la avulsión dental (completa salida del diente de su alvéolo), presentan un mal pronóstico de supervivencia para el diente afectado.

Ante cualquier traumatismo dental, el Consejo General de Dentistas recomienda acudir rápidamente al dentista para evitar daños mayores y seguir una serie de consejos:

– Las heridas o contusiones en la boca pueden afectar al labio, la lengua o las mucosas. Después del impacto se debe lavar y desinfectar la zona, así como comprobar el estado de los dientes y del hueso.

– En el caso de las luxaciones, el golpe desplaza al diente de su alveolo haciendo que se mueva, aunque sin expulsarlo del todo. Es importante no usar colutorio, ni tocar el diente.

– Si el traumatismo ha roto un trozo de diente, hay que vigilar que no esté dañado el nervio. En estas circunstancias, se recomienda recuperar y conservar el fragmento de diente roto en suero salino, agua o leche. Si el traumatismo ha sido tan fuerte que ha expulsado el diente por completo se debe recuperar sujetándolo por la corona (nunca por la raíz) no limpiarlo, ni enjuagarlo y acudir inmediatamente al dentista.

Queda muy poco para que los más pequeños de la casa comiencen su nuevo curso escolar. Desde Clínica Dental Alcalá recomendamos a los padres que visiten nuestra clínica para su revisión ortodóncica.

Especialmente a los 6 años (preferiblemente antes de que cumplan los 7 años), edad a la que deben asistir a su primera revisión ortodóncica para que el especialista pueda hacer una detección precoz de las posibles maloclusiones y problemas esqueléticos, evitando así tratamientos más complejos en la edad adulta.

La ortopedia dentofacial puede evitar la necesidad de hacer tratamientos más largos y costosos cuando sean mayores. La edad óptima para realizar una ortopedia para resolver una maloclusión Clase II es a los 10 u 11 años, y para resolver compresión maxilar y maloclusión Clase III es a los 6, de ahí la importancia de esa primera revisión ortodóncica recomendada por las principales sociedades de ortodoncia del mundo, entre ellas la SEDO.

Pero los niños no son los únicos que pueden aprovechar estos días para ir a revisión, también los adolescentes. Lo mejor es hacerlo durante la etapa de crecimiento (especialmente entre los 12 y 13 años), porque es el momento ideal para corregir el apiñamiento dental. El motivo es que durante esta etapa se experimenta un alto metabolismo que favorece el movimiento dental, lo que hace que estos tratamientos sean más eficientes y cortos. Más específicamente, hay un periodo en el desarrollo de los pequeños, conocido como el “estirón”, que acostumbra a durar unos nueve meses, en el que el crecimiento alcanza una gran velocidad y en el que la ortodoncia suele ofrecer mejores resultados.

Pide cita previa llamando al 913566077  o pulsando aquí.

Contacta por teléfono



 Teléfono:
(+34) 913 566 077

 Dirección:
Alcalá 198 (entrada por Bocangel) 1B esc dcha
28028 Madrid
Metro: Ventas – Autobuses: 48, 53, 106, 110, 210
¿Como llegar?

 Horario:
Lunes a Jueves de 10:00 -20:00 ( horario ininterrumpido)
Viernes de 10:00 – 18:00 ( horario ininterrumpido)

 Email:
recepcion@clinicadentalalcala.com

Contacta por email



1 + 1 = ?