Coincidimos totalmente con el Consejo General de Dentistas de España en señalar que, debido a la situación pandémica mundial, el cuidado de la salud y la prevención de enfermedades han adquirido mayor relevancia. En este escenario, es importante resaltar la relación de la salud bucal y, concretamente, de las encías, con la salud general.

La principal amenaza para la salud de nuestras encías es la acumulación de bacterias sobre los dientes: la placa bacteriana. Esta comienza a depositarse en el surco gingival (el espacio que existe entre dientes y encías) pocos minutos después del cepillado dental. Si no se limpian, su actividad provoca sangrado e inflamación. Esto es lo que se conoce como gingivitis, una patología que, con la higiene y el tratamiento profesional adecuados, puede ser reversible.

Si no se toma ninguna medida, las toxinas de estas bacterias continuarán su actividad y derivará en una periodontitis. En ella, la afectación comenzará a profundizar desde la encía hasta el hueso que sostiene los dientes en la boca, pudiendo provocar su pérdida en algunos casos. Se trata de una enfermedad cuyos daños son irreversibles y las medidas de higiene y el tratamiento profesional solo pueden conservar lo que no haya sido dañado.

Además, múltiples estudios han demostrado que la presencia de bacterias en estas localizaciones de la boca puede facilitar su paso al torrente circulatorio, lo que aumenta el riesgo de sufrir patologías cerebrovasculares, respiratorias, neuronales, etc. Igualmente, la alteración que provocan estas bacterias en el organismo dificulta el control de enfermedades como la diabetes.

Para evitar desarrollar estas patologías, se recomienda seguir correctamente unos sencillos consejos:

– Cepillado dental 2 o 3 veces al día, durante 2 minutos, y asegurando que alcanzamos toda la superficie de todos los dientes. En este punto, es conveniente resaltar que existen cepillos eléctricos de cabezal redondo que ofrecen mayor eficacia en la eliminación de placa que los cepillos manuales. Incluso algunos modelos incorporan tecnologías que permiten facilitar al paciente controlar el tiempo, la presión ejercida y hacer una distribución correcta del cepillado.

– Utilización de dentífrico con flúor y con algún componente antibacteriano (fluoruro de estaño, por ejemplo) en la cantidad correcta (tamaño de un garbanzo a partir de los 6 años y en adultos).

– Reforzar la higiene interdental con cepillos interproximales. Otras opciones son la seda, los colutorios (si los recomienda el dentista) o los irrigadores, dependiendo de la habilidad del paciente y la accesibilidad de determinadas zonas de la boca.

– Eliminar el consumo de tabaco.

– Visitar periódicamente al dentista, al menos, 1 vez al año. No obstante, el dentista puede recomendar seguir un plan de mantenimiento con visitas cada 3 o 4 meses según el grado de afectación del paciente y sus características individuales.

El tratamiento de los problemas de encías varía según el grado de afectación. Así, el dentista puede prescribir una limpieza dental, un raspado, alisado radicular o determinados procedimientos quirúrgicos. Todo ello, siempre seguido de un plan de revisiones y mantenimiento de por vida.

El Dr. Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas de España, recuerda que “el cuidado de las encías también es fundamental en la mujer gestante, no solo para prevenir la gingivitis del embarazo y otros problemas periodontales, sino también para evitar posibles complicaciones, como el parto prematuro o el bajo peso al nacer. Por ello, hemos puesto en marcha la Campaña Salud Oral y Embarazo, en la cual, clínicas voluntarias de toda España realizarán una revisión bucodental gratuita a todas las mujeres embarazadas que lo soliciten”.

En resumen, el control de la placa bacteriana repercute directamente en la salud oral, pero también en la salud general, por lo que los cuidados en casa y las visitas al dentista son clave para mantener una buena salud gingival, bucal y general. Porque una boca sana es mucho más que una bonita sonrisa.

Fuente: Consejo General de Dentistas de España

Según datos de la Encuesta de Salud Oral en España 2020, el 9,7% de los niños de 12 años son portadores de ortodoncia. Esta cifra se eleva hasta el 12,6% en el caso de los adolescentes de 15 años. Respecto a los adultos jóvenes, se observa un 2% de portadores de ortodoncia.

Las cifras de maloclusiones se mantienen estables en todas las edades, con una disminución del 5,2%, de 2015 a 2020, en la cohorte de 15 años.

Asimismo, la maloclusión moderada o severa, que normalmente necesita tratamiento corrector, se mantiene estable a lo largo de los años y en todas las edades, con una cifra en torno al 15% de la población.

En cuanto a la población infantil, el Libro Blanco de la Salud Bucodental en España 2020 pone de manifiesto que el 58% de la población infantil ha recibido algún tipo de tratamiento dental, siendo los tratamientos más frecuentes las obturaciones (40%) y los tratamientos de ortodoncia (10%).

Además de corregir las maloclusiones, los beneficios del tratamiento de ortodoncia para nuestra salud y calidad de vida son múltiples:

– Mejora la respiración nasal: sirve de filtro del aire a los pulmones y mejora la calidad del sueño.

– Mejor masticación: favorece las digestiones y previene el desgaste dentario y los problemas de ATM.

– Protege los dientes: evitando fracturas dentarias y facilitando un correcto cepillado.

– Contribuye al bienestar personal: mejorando la autoestima y las relaciones sociales.

En este sentido, el Consejo General de Dentistas recuerda los múltiples beneficios del uso de la ortodoncia para nuestra salud y calidad de vida. “Cuando los dientes están mal posicionados puede deberse a que no tienen suficiente espacio en la boca, otras veces porque sobra espacio (diastema). También puede ser por una inadecuada oclusión entre las dos arcadas (superior y mandibular). En todos estos casos, la ortodoncia permite, después de un adecuado diagnóstico clínico y radiológico, solucionar estos problemas a través de movimientos suaves y lentos”, explica el Dr. Óscar Castro Reino, presidente del Consejo.

Coincidimos con el Consejo General de Dentistas en recomendar acudir periódicamente al dentista desde la primera infancia, porque así podremos detectar a tiempo posibles anomalías en la erupción de los dientes y corregirlas de una forma sencilla.

Más 8 millones de personas mueren a causa del tabaco en el mundo al año. De esa cifra, 7 millones se deben al consumo directo de tabaco, mientras que cerca de 1,2 millones de las muertes son debidas a la exposición al humo. En el Día Mundial Sin Tabaco, que se celebra hoy, el Consejo General de Dentistas recuerda los principales efectos que tiene el tabaco en nuestra salud oral.

Según los datos de 2020 de la Encuesta Europea de Salud en España (EESE), el 19,8% de la población mayor de 15 años fuma a diario, el 2,3% es fumador ocasional y el 22% es exfumador. Estos datos mantienen la tendencia decreciente del número de fumadores de los últimos años.  En ese sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima en el informe sobre las tendencias de la prevalencia del consumo de tabaco en 2000-2025, una reducción del consumo de tabaco a nivel mundial del 23% para 2025.

A pesar de los datos positivos en el descenso de fumadores, el pasado año fallecieron en nuestro país a causa del tabaco 50.000 personas y más de 8 millones en todo el mundo.

Efectos del tabaco en la salud oral

Cada año se producen entre 300.000 y 700.000 nuevos casos de cáncer oral en el mundo. En concreto, en España se diagnostican 7.000 casos de cáncer oral cada año y mueren 1.500 personas por esta causa.

Asimismo, las personas expuestas al humo del tabaco tienen un 51% más de riesgo de desarrollar cáncer oral, según un estudio publicado en el British Medical Journal.

Además de la predisposición al cáncer oral, el tabaco provoca otra serie de efectos negativos en nuestra salud bucodental:

– Manchas: El tabaco tiñe los dientes, provoca manchas en las encías e incluso en las prótesis de las personas que fuman.

– Provoca halitosis. El tabaco altera la flora bacteriana oral, dando lugar al mal aliento del fumador que, en la mayoría de los casos, no lo detecta debido a que sus mucosas están acostumbradas a él.

– Causa enfermedad periodontal: El tabaco está asociado a enfermedades en las encías y problemas periodontales, aumentando hasta 7 veces el riesgo de padecer enfermedad periodontal.

– Disminuye la percepción de los sabores y los olores: Una vez que cesa el consumo de tabaco se recobra paulatinamente.

– Retrasa la cicatrización de las heridas en la boca: El tabaco favorece las infecciones, provocando que no llegue el oxígeno a los tejidos, dificultando la cicatrización.

– Provoca el fracaso de los implantes: El tabaco puede provocar inflamación en los tejidos que rodean el implante, condicionando su duración.

– Altera la composición de la saliva. Destruye las moléculas protectoras de la saliva y facilita que las partículas de comida o bebida permanezcan en la boca, lo que puede provocar problemas bucodentales.

– Predispone a la infección por hongos. Los componentes del tabaco alteran la microflora oral, provocando la aparición de hongos.

El presidente del Consejo General de Dentistas, el Dr. Óscar Castro Reino, recuerda que “el tabaco es uno de los principales factores de riesgo de varios cánceres, entre ellos el cáncer oral. De hecho 3 de cada 4 cánceres orales se deben al consumo de tabaco. Desde la consulta del dentista, velamos por la salud general de nuestros pacientes y ayudarles a dejar de fumar es una de nuestras obligaciones”.

Los terceros molares, también llamados muelas del juicio, deben considerarse unas muelas más. Lo habitual es tener las cuatro (dos arriba y dos abajo) sin embargo, al 25% de la población le falta, al menos, una de esas muelas (no se forma) y el 10% carece totalmente de ellas. Esto es debido a que nuestra dieta es cada vez más blanda, lo que ha hecho que no sean necesarias ni una mandíbula tan grande ni tantas piezas dentales.

La boca pasa por varias etapas de la erupción de los dientes. Después de la salida de los temporales, entre los seis meses y los dos años, empiezan a aparecer las primeras muelas definitivas a los seis años. Los dientes permanentes terminan de erupcionar alrededor de los 12 años con la excepción de los terceros molares, que suelen salir entre los 17 y los 22 años, razón por la cual se les llama muelas del juicio, porque aparecen a una edad de madurez.

“La afirmación de que las muelas del juicio no sirven para nada es errónea y carece de todo fundamento científico. Los terceros molares deben considerarse unas muelas más, ya que cumplen con la misma finalidad que el resto de los dientes: triturar, masticar y facilitar la digestión de los alimentos”, asevera el presidente del Consejo General de Dentistas, el Dr. Óscar Castro Reino.

Problemas frecuentes

En ocasiones, la posición de los terceros molares o la falta de espacio, originan una serie de problemas:

– Infección: La pericoronaritis (inflamación alrededor de la corona de la muela del juicio) es la complicación más frecuente.

– Apiñamiento: El empuje inadecuado de la muela del juicio al intentar salir, puede, en ocasiones, originar que los dientes incisivos sufran un apiñamiento.

– Quiste: Una muela del juicio puede originar la formación de quistes, lo que requerirá una intervención quirúrgica.

– Daño al diente contiguo: La posición inadecuada del tercer molar puede dañar al molar contiguo, produciéndole caries o reabsorbiendo su raíz.

“Si cuanto están saliendo los terceros molares se siente sensación de calor y presión, la encía inflamada, dolor en la muela o de oído y garganta, o un sabor extraño en la boca, se recomienda visitar al dentista lo antes posible”, explica el presidente del Consejo General de Dentistas. “Muchas de estas complicaciones, -continúa el Dr. Castro- pueden resolverse mediante tratamiento con antibióticos y antiinflamatorios, pero en otros casos será necesario extraer la muela del juicio, según criterio del dentista”.

¡En Clínica Dental Alcalá, estamos a tu disposición!

Pide cita previa llamando al 913566077 , o de manera online, pulsando aquí.

Fuente: Consejo General de Dentistas

En los últimos meses, ha aumentado el número de personas que acuden a nuestra clínica para que les resolvamos problemas derivados por el uso de alineadores transparentes, que han adquirido a través de Internet para mejorar la sonrisa de manera barata y sencilla.

Coincidimos con la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO) en advertir que la compra de estos alineadores, que no han sido indicados, pautados ni supervisados por un profesional, pueden acarrear problemas muy graves.

Juan Carlos Pérez Varela, presidente de SEDO asegura que «es una barbaridad comprar alineadores transparentes por Internet. La ortodoncia no puede tomarse como una moda, es una disciplina sanitaria que debe diagnosticarla, planificarla y supervisarla un profesional cualificado para ello».

La venta de los alineadores trasparentes sin la debida supervisión de un ortodoncista, «entraña un gran riesgo para el paciente, ya que su uso indiscriminado, sin un diagnóstico preciso de la maloclusión por parte del profesional, así como, la realización de un plan de tratamiento individualizado paso a paso para la corrección de la maloclusión, puede acarrear riesgos por un tratamiento inadecuado, tanto a nivel oclusal como funcional», advierte Pérez Varela.

¡En Clínica Dental Alcalá, estamos a tu disposición!

Pide cita previa llamando al 913566077 , o de manera online, pulsando aquí.

 

La dentición infantil, también conocida como dentición de leche o dentición primaria, son los primeros dientes en aparecer y se desarrollan durante el periodo embrionario. Comienzan a hacerse visibles durante los primeros años de vida. Una vez que los dientes de leche se caen, son sustituidos por la dentición permanente.

La primera aparición de los dientes se produce de los primeros 6 meses hasta los 2 años y medio aproximadamente, siempre con excepciones, ya que hay bebés a los que les aparece el primer diente mucho antes, sobre los 3 primeros meses, y otros se retrasan hasta el año de vida.

Síntomas de erupción de los dientes de leche

  • El niño tendrá un proceso de babeo más abundante, ya que la saliva ayuda a la estimulación dentaria.
  • En algunas ocasiones puede aparecer fiebre, unida a una irritabilidad.
  • Los síntomas anteriores ayudan a que el apetito sea menor ya que la succión hace que aumente el dolor.

Para evitar el dolor, se pueden utilizar mordedores fríos ya que la temperatura baja mitiga el dolor y estimula las encías, frotándolas con el dedo.

Funciones de los dientes en los niños

La función de los dientes de leche es primordial para la alimentación, el desarrollo de la mandíbula, el desarrollo del habla, para mantener los espacios entre las piezas dentales, y para una adecuada estética facial.

Calendario de dentición

En términos generales, así es el orden de aparición de los dientes de leche:

  • 5-6 meses, incisivo central inferior
  • 5-6 meses, incisivo lateral inferior
  • 7-8 meses, incisivo central superior
  • 8-9 meses, incisivo lateral superior
  • 12 meses, primer premolar inferior
  • 14 meses, primer premolar superior
  • 16 meses, canino inferior
  • 18 meses, canino superior
  • 20 meses, segundo premolar inferior
  • 24 meses, segundo premolar superior.

En Clínica Dental Alcalá aconsejamos a los padres que nos visiten periódicamente con sus hijos porque, de esa forma, garantizaremos su salud dental, y ayudaremos a prevenir cualquier consecuencia sobre los dientes permanentes.

 

A causa de la pandemia por la Covid-19, los casos de depresión han aumentado de forma considerable, un trastorno que puede provocar problemas bucodentales, según el Consejo General de Colegios de Dentistas de España.

El paciente con depresión está sometido a una serie de factores de riesgo que aumentan la probabilidad de desarrollar enfermedades bucodentales:

– El 61% de los pacientes con depresión sufre dolor dental y el 50% considera que no tiene una buena salud oral.

– La depresión aumenta los niveles sanguíneos de cortisol e incrementa el riesgo de enfermedad periodontal.

– La depresión puede originar desórdenes en la articulación temporomandibular, con dolor y limitación de movimientos.

– Igualmente, tiene un componente inflamatorio que puede agravarse en presencia de otros como la enfermedad periodontal.

– Los efectos secundarios de los antidepresivos incrementan el riesgo de caries y de patología periodontal.

– Los pacientes depresivos tienen un alto riesgo de hábitos nocivos (tabaco, alcohol, drogas, etc.) todos ellos perjudiciales para la salud oral.

Debido a su propio estado, hay veces que el paciente descuida su higiene general y su cuidado bucodental en particular. “En algunos casos, el paciente recurre a una dieta inadecuada, abandona sus revisiones odontológicas y entra en un ciclo de descuido oral. Además, la mayoría de los medicamentos antidepresivos originan una disminución en la producción de la saliva, situación que empeora el control de una adecuada salud bucal”, afirma el Dr. Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas.

Por todo ello, el presidente de la Organización Colegial insiste en la importancia de acudir al dentista, “ya que este tipo de enfermedad puede incrementar los problemas bucodentales y la necesidad de realizar distintos tratamientos”, asegura.

Igualmente, es importante realizar un correcto cepillado, al menos dos veces al día con pasta fluorada, para evitar el acúmulo de la placa bacteriana y la aparición de caries y patología periodontal. Además, se recomienda evitar los productos precocinados o envasados, así como la ingesta abundante de bebidas carbonatadas, ya que provocan caries y sobrepeso en este tipo de pacientes que suelen ser sedentarios.

Fuente: Consejo General de Colegios de Dentistas de España.

Según la ‘Encuesta de Salud Oral en España 2020’, publicada por el Consejo General de Dentistas, el porcentaje de población que necesita algún tipo de prótesis dental es alto en las diferentes cohortes de edad analizadas, pero se mantiene estable desde la última encuesta realizada en 2015.

Según el estudio, en el grupo de 35-44 años un 23,6% y un 33,3% precisa algún tipo de prótesis, en el maxilar superior e inferior, respectivamente. A pesar de estos datos, los portadores de prótesis (fija o removible) va disminuyendo en este grupo con pequeñas, pero constantes diferencias de encuesta en encuesta: 20,4% en 2005 frente a 15,9% en 2020.

En cuanto al tipo de prótesis, la más utilizada es la prótesis sobre implantes, especialmente la fija que pasa de un 0,2% en 2005 a un 11,9%-14,8% en 2020, según sea inferior o superior.

El porcentaje de población que necesita de algún tipo de tratamiento con prótesis dental es alto, un 59,4%, se mantiene estable desde la última encuesta, pero disminuye desde 2005 cuando era del 72,2%.

En la cohorte de 65-74 años, entre el 38,8% y el 47,1% precisa algún tipo de tratamiento de prótesis, siendo el porcentaje de portadores de prótesis superior en las mujeres (73,3%) que en los hombres (64,9%). Respecto a la tipología de prótesis, disminuyen los portadores de prótesis completas, del 15,6% en 2005, al 8,7% en 2015 y 6,6% en 2020. Por el contrario, se disparan los portadores de prótesis sobre implantes, fija y removible, del 1,1% en 2005 al 13,4% en 2020.

El porcentaje de población que necesita colocarse algún tipo de prótesis dental es también alto, un 42.7%, y se mantiene estable desde la última encuesta, pero disminuye significativamente desde 2005 cuando era del 65.2%.

En términos generales, la prótesis removible pierde presencia en favor de otro tipo de prótesis fija o sobre implantes oseointegrados. Esto es debido a una menor pérdida de dientes, unos tramos edéntulos menores, el efecto generacional de una población con más educación sanitaria y con mayor acceso a recursos asistenciales, así como por los avances de la Odontología que ofrecen soluciones más parecidas a los dientes naturales que la prótesis removible.

Puedes consultar la encuesta completa pulsando aquí.

Fuente: Consejo General de Dentistas

Como no podía ser de otra manera, Clínica Dental Alcalá se suma a la ‘Campaña Salud Oral y Mayores’ puesta en marcha por el Consejo General de Colegios de Dentistas de España.

Del 15 de abril al 15 de mayo, realizaremos una revisión bucodental gratuita a todas las personas mayores de 65 años que la soliciten.

Pide cita previa llamando al 913 56 60 77 o de manera online pulsando aquí.

 

Estamos muy felices porque todo el personal que forma Clínica Dental Alcalá, ya ha sido inoculado con la vacuna contra el Covid-19.

¡Ya estamos inmunizados para dar una mayor seguridad a nuestros pacientes!

Esta vacunación, junto con todos los protocolos de seguridad anti Covid-19 que cumplimos, permite a nuestros pacientes que se sientan totalmente seguros a la hora de visitar nuestras instalaciones, para continuar con sus tratamientos.

Contacta por teléfono



 Teléfono:
(+34) 913 566 077

 Dirección:
Alcalá 198 (entrada por Bocangel) 1B esc dcha
28028 Madrid
Metro: Ventas – Autobuses: 48, 53, 106, 110, 210
¿Como llegar?

 Horario:
Lunes a Jueves de 10:00 -20:00 ( horario ininterrumpido)
Viernes de 10:00 – 18:00 ( horario ininterrumpido)

 Email:
recepcion@clinicadentalalcala.com

Contacta por email



3 + 4 = ?