La Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) ha presentado el informe Salud bucal en la mujer embazarada que recoge que dos de cada tres embarazadas desarrollan gingivitis gestacional, y que la mitad con antecedentes de gingivitis tienen más riesgo de sufrir un empeoramiento durante la gestación.

La gingivitis provoca la inflamación de las encías y su sangrado a causa de la acción de bacterias presentes en la placa dental y puede perjudicar la buena marcha de un embarazo. Si no se trata, puede desarrollar problemas más graves como la sensibilidad dental o la periodontitis.

La gingivitis se puede agravar en las embarazadas debido a que durante la gestación los niveles de estrógenos y progestágenos aumentan, y condicionan cambios en los mecanismos defensivos de respuesta normal de las encías.

Las variaciones hormonales son capaces de inducir cambios en la respuesta de los tejidos periodontales, debido a que la homeostasis del periodonto está relacionada con el sistema endocrino, de una forma compleja y multifactorial.

El principal efecto observado es un aumento de la inflamación gingival sin que existan cambios en la cantidad de placa bacteriana presente. Además del embarazo, otras condiciones sistémicas que cursan con cambios en los niveles hormonales y que potencialmente pueden exacerbar la inflamación gingival son la pubertad, el ciclo menstrual y el consumo de fármacos relacionados, tales como determinados anticonceptivos orales.

Desde Clínica Dental Alcalá recomendamos a las embarazadas que cuiden su salud bucodental y acudan a nuestra consulta si notan inflamación o sangrado de las encías, caries o movilidad en alguna de las piezas dentales.

Pide cita previa llamando al 913566077 o enviando un email a: recepcion@clinicadentalalcala.com.

Cada año se diagnostican en España entre 300.000 y 700.000 nuevos casos de cáncer oral, situándose entre los 10 cánceres más frecuentes.

Según el informe “Las cifras del cáncer en España 2020” de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), 3 de cada 4 casos de cáncer oral se deben al tabaco y al alcohol, y en 2020 habrá 8.604 nuevos casos de cáncer de cavidad oral y faringe. De esta cifra, 6.049 casos se estima que afectará a hombres y el resto, 2.555, a mujeres.

Para prevenir el cáncer oral, desde Clínica Dental Alcalá siempre recordamos la importancia de realizar autoexploraciones, para lo que es necesario examinar los labios, el paladar, el interior de las mejillas, la lengua y las encías. Estas autoexploraciones nunca pueden sustituir las visitas al dentista que, a partir de los 40 años, debe realizarse cada 6 meses.

Además, del tabaco y del alcohol también hay otros factores que ayudan a la aparición del cáncer oral, como infecciones provocadas por algunos tipos de virus y los roces que pueden producir las prótesis mal ajustadas en la boca.

Por este motivo, también te recomendamos que mantengas una buena higiene oral.

Pide cita previa llamando al 913 56 60 77.

En Clínica Dental Alcalá queremos que celebres San Valentín por todo lo alto.

A través de nuestros perfiles en Facebook e Instagram vamos a sortear dos noches de hotel para que disfrutes con tu pareja*.

¡Podrás participar desde hoy y hasta este jueves 13 de febrero a las 21.00 horas! 

Para consultar las bases del sorteo pulsa aquí.

¡Mucha suerte!

*Un solo ganador.

La forma en la que nos cepillamos los dientes es tan importante como la frecuencia, pero ¿sabes como cepillarte correctamente?

Utilizar el cepillo adecuado, el hilo dental, cepillos linguales y cepillos interproximales, es fundamental para mantener una boca sana, una correcta higiene y prevenir otras patologías.

A continuación te detallamos el por qué y las ventajas de cada técnica:

Hilo dental: es fundamental para una higiene completa. Consigue sacar restos de zonas a las que no se puede acceder con el cepillo dental. Los hay de diferentes tipos: con cera y sin ella, y con sabores.

Cepillo interproximal: fundamental para los pacientes con problemas de encías o que ya estén tratados. Es perfecto para esos huecos que quedan entre los dientes. También los encontramos de diferentes tamaños, adaptando al espacio de cada paciente. Pueden variar en forma, lo mejor es dejarse aconsejar por un profesional que sabrá indicarnos lo mejor en nuestro caso y situación.

Cepillo lingual: aunque es una de las zonas menos habitual de limpiar no es menos importante. Se puede usar un limpiador específico que anatómicamente está preparado para pasar por la lengua y retirar la suciedad, o se puede usar el mismo cepillo dental con el que se cepillan el resto de dientes.

Cepillo manual: el cepillo se aconseja que sea de cerdas blandas para evitar que dañe al esmalte o a la encía. Es fundamental que este proceso dure un mínimo de 2 minutos. Los movimientos deben ser girando de arriba a abajo y en la parte que se muerde de atrás a delante.

Cepillo eléctrico: en este caso solo es necesario colocar el cabezal del cepillo sobre cada diente. En el caso que los pacientes porten prótesis, la limpieza es igual de importante, es necesario limpiar tanto la encía o zona ausente de dientes, como la prótesis por todas sus partes.

La higiene en los niños también es fundamental tanto para el cuidado de su boca como para que los niños crezcan con el hábito de la higiene.
Seguramente en niños pequeños esta práctica sea más de juego y los padres tendrán que limpiar los dientes de los mas pequeños, pero será algo con lo que ellos estén familiarizados y lo tomen como algo normal.

Por último, os recordamos que debéis visitar nuestra Clínica al menos una vez al año para realizaros una revisión.

Los dientes en los bebés comienzan a salir desde los 6 meses hasta los 3 años de edad. Hay bebés que nacen con dientes y otros que no terminan de completar la dentición de leche más allá de los 3 años.

No tenemos que alarmarnos si nuestro bebé no tiene completa la dentición de leche más tarde de los 3 años, puesto que la erupción de los dientes corresponde a un factor genético. Si a los padres les han tardado en salir los dientes, es muy probable que a nuestro pequeño también le tarden en salir.

Cuando a nuestro bebé le empiezan a salir los dientes observamos una serie de factores como el enrojecimiento de las encías, llora con más frecuencia, no quiere comer igual, coge juguetes y se los lleva a la boquita, por las noches duerme menos, quiere estar más con mamá, se le irrita más el culito, tiene dolor de cabeza, puede que tenga unas décimas de fiebre y quiera beber más líquido…

Todos estos síntomas hacen que nuestro bebé esté incomodo y por consiguiente, nosotros también dormiremos menos horas, estaremos más irritables… Pero tranquilos, esta etapa pasa pronto y todo vuelve pronto a la normalidad.

¿Cómo aliviar el dolor en bebés en sus primeros dientes?

Esta es la pregunta que todos los padres nos hacemos cuando nuestro bebé empieza a pasar por esta etapa tan difícil para todos. Lo mejor es darle a nuestro bebé Dalsy (Ibuprofeno), que es un antiinflamatorio bebés, o Apiretal (Paracetamol), que es un analgésico para que se le calme el dolor.

Para ayudaros, os proponemos unos instrumentos para hacer que la erupción dental sea más fácil:

Masajeador de encías:

Con este aparatito masajearemos las encías de nuestro bebé proporcionándole un ligero alivio. Debemos pasárselo suavemente por sus encías.

Mordedores con líquido:

Estos mordedores tienen un fluido dentro que, al enfriarlo en la nevera y morderlo después el bebé, genera un efecto anestésico que le calmará.

Estos mordedores estimulan el crecimiento, mitigan el dolor y ayudan a que la encía se abra para dejar paso al diente.

Mordedor chupete tipo bucal:

Este mordedor tiene las mismas características que el anterior, salvo por el tipo de ergonomía. Es similar a un chupete.

Juguetes con elementos mordedores:

Estos juguetes cumplen una doble función : entretener y calmar el dolor de los dientes que están erupcionando.

La Navidad ya casi está aquí, una fecha señalada en nuestro calendario que esperamos con muchísima ilusión. Son fechas para reunirse con la familia, los amigos, los compañeros de trabajo… y disfrutar en torno a una mesa llena de comida deliciosa.

Desde Clínica Dental Alcalá te recomendamos que evites los excesos y sobre todo que no dejes tus hábitos de higiene bucal diarios, así mantendrás el correcto estado de tu salud oral.

También te recordamos que evites la ingesta excesiva de alimentos que pueden dañar tus dientes por su alto contenido en azúcar, como los dulces navideños.

Otro aspecto que debes cuidar es evitar las comidas demasiado calientes, ya que los cambios bruscos de temperatura dañan el esmalte y pueden ocasionar la aparición de sensibilidad dental.

Por último, te recordamos que el 24 y del 31 de diciembre al 6 de enero nuestra Clínica permanecerá cerrada.

¡En Navidad, no hay mejor regalo que tu sonrisa!

La piorrea o periodontitis es una enfermedad inflamatoria que conduce a la destrucción del hueso de sostén dental. Se trata de un proceso infeccioso de la encía y del aparato de inserción adyacente al diente, producido por diversos microorganismos que colonizan el área supra y subgingival.

Esta enfermedad dental es, junto con la caries, la patología con mayor prevalencia en el ser humano. En España la sufren 8 de cada 10 personas mayores de 35 años y puede conllevar a la pérdida de dientes.

Cómo se manifiesta

La piorrea es una enfermedad multifactorial en la que las bacterias de la placa bacteriana ejercen un daño que se manifiesta por la inflamación de las encías, mal olor de boca, destrucción de hueso de soporte del diente, y finalmente la movilidad y la pérdida del diente.

Aun así, en ocasiones está relacionada con el sujeto porque, a pesar de la importancia de la placa bacteriana y del sarro subgingival, sólo algunas personas desarrollan una destrucción avanzada.

Factores que aumentan el riesgo de padecerla 

El sistema de defensa individual está mediado por una reacción inflamatoria e inmunológica específica que trata de contener la agresión bacteriana. Existen una serie de factores de riesgo que disminuyen la capacidad de defensa del paciente y, de este modo, potencian la actividad y agresividad bacterianas como puede ser el tabaco, la ansiedad y la propia constitución genética.

El tabaco acentúa altamente la severidad de lesiones consecuentes de la piorrea y, además, empeora la respuesta al tratamiento. De este modo, fumar está directamente relacionado, tanto con el daño que puede ocasionar una vez diagnosticada la enfermedad periodontal, como con el aumento de riesgo para sufrir dicha enfermedad.

Por lo que respecta a la ansiedad, ésta produce alteraciones en las defensas del paciente. Debido a su estado de ánimo, éste puede descuidar hábitos de higiene que repercuten en su control de placa bacteriana. Además, la ansiedad incentiva un aumento de la ingesta de grasas en la dieta con la consiguiente disminución de la respuesta inmune.

Transmisión de la piorrea 

La piorrea es una infección provocada por bacterias y, por tanto, puede contagiarse. Varios estudios han demostrado que las personas que conviven durante años con un paciente periodontal, tienen entre un 20 y un 30 % más probabilidades de desarrollar la enfermedad. Los familiares más susceptibles son las parejas estables y los hijos, y el vehículo de transmisión, la saliva.

Si padeces piorrea no lo demores más y pasa por nuestra consulta.

Pide cita previa llamando al 913 56 60 77.

La leucoplasia oral es una enfermedad de las membranas mucosas de la boca, que está caracterizada por la aparición de manchas blancas o grisáceas y espesas en las encías, en el interior de las mejillas y en ocasiones en la lengua.

Es potencialmente maligna y en algunas ocasiones puede ser un signo de cáncer en la boca. Además, es seis veces más común en fumadores que entre los que no fuman.

Causas de la leucoplasia

– Tabaco

– Consumo excesivo de alcohol

– Enfermedades infecciosas: Cándida, sífilis, virus del papiloma humano (HPV).

– Alimentación inadecuada con deficiencias vitamínicas

– Malos hábitos de tipo compulsivo (mordisquearse partes de la boca)

– Mala higiene bucal

– Factores irritativos, prótesis mal ajustadas.

Tipos de leucoplasia

– Leucoplasia clásica: manchas blancas o grisáceas y espesas en la boca.

– Leucoplasia moteada: manchas blancas y mezcladas con puntos rojos. Puede ser un signo de cáncer de boca.

– Leucoplasia pilosa o vellosa: manchas vellosas que afectan principalmente a personas con el sistema inmune comprometido como los afectados de VIH o por infección del Eipstein-Barr.

Desde Clínica Dental Alcalá te aconsejamos que para prevenir la aparición de leucoplasia oral, dejes de fumar y acudas a nuestra consulta para el tratamiento de asperezas en los dientes o corregir defectos en las prótesis dentarias.

Pide cita previa llamando al 913 56 60 77.

Hay un gran número de factores o hábitos que, junto con la genética y la mala higiene oral, influyen muy negativamente en la salud de nuestra boca.

– Masticar mal: muchos masticamos sólo por un lado de la boca que puede causarasimetrías en las arcadas dentarias y en las estructuras de la cara y el cráneo. Aprender a masticar correctamente desde niños ayudará a evitar problemas como dolores de cabeza, estómago o de cervicales, que pueden llegar a ser crónicos.

Bruxismo: rechinar los dientes o apretarlos en exceso puede causar dolor de cabeza y fracturas dentarias. Se estima que más de un 70% de los adultos tiene bruxismo (tanto el diurno como el que se lleva a cabo mientras dormimos) y en ambos casos tiene mucho que ver la ansiedad y el estrés.

Dermatofagia: es el hábito de morderse los labios y el interior de las mejillas que puede crear llagas e infecciones bucales.

– Mordisquear objetos: muchos de nosotros mordisqueamos cualquier objeto que tenemos entre las manos: bolígrafos, lápices, los tapones de las botellas de plástico… Este hábito provoca daños en el esmalte de los dientes.

Onicofagia: el hábito de morderse las uñas posibilita una mayor presencia de bacterias potencialmente patógenas en la boca; desgaste en el esmalte dental; alteraciones en la mandíbula; así como problemas en las encías que pueden acabar provocando gingivitis o enfermedad periodontal.

Pide cita previa llamando al 913 56 60 77.

Contacta por teléfono



 Teléfono:
(+34) 913 566 077

 Dirección:
Alcalá 198 (entrada por Bocangel) 1B esc dcha
28028 Madrid
Metro: Ventas – Autobuses: 48, 53, 106, 110, 210
¿Como llegar?

 Horario:
Lunes a Jueves de 10:00 -20:00 ( horario ininterrumpido)
Viernes de 10:00 – 18:00 ( horario ininterrumpido)

 Email:
recepcion@clinicadentalalcala.com

Contacta por email



4 + 0 = ?