El diente supernumerario es una alteración dental que cada vez afecta a más personas. Se produce cuando el número de dientes es superior a la fórmula dentaria normal y se le denomina hiperdoncia. Esta puede presentarse en forma de un diente único o de múltiples dientes en exceso.

Puede ocurrir tanto en los dientes de leche como en los dientes permanentes, y suele ser más frecuente en el maxilar superior (95%) que en la mandíbula (5%). Es más común encontrarlos entre los dos dientes delanteros (mesiodens) y detrás de las muelas del juicio (distodens).

No se conoce muy bien la causa de su formación pero se investigan las siguientes teorías: hiperactividad de la lámina propia dental; genética; filogenética, o factores ambientales que inducen dicotomía del germen dental.

Tratamiento

Al ocupar un espacio que no les corresponde, los dientes supernumerarios pueden provocar: apiñamiento, desplazamiento; diastema y retención, reabsorción radicular, dilaceración radicular, pérdida de vitalidad en las piezas dentales adyacentes, aftas, quistes orales, fistulas, abscesos, caries, inflamación de las encías.

Por todo ello, en Clínica Dental Alcalá recomendamos la extracción por las diferentes complicaciones que presenta a nivel dental, respiratorio o del habla.

 

La Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) ha advertido que el uso excesivo prolongado del chupete en el tiempo, en concreto más de los 24 meses, puede provocar que los caninos choquen entre sí y ambas filas de dientes no se cierren correctamente causando la ‘mordida abierta’.

Además, la acción de succionar pone en funcionamiento una serie de músculos de la cara que, junto con la posición de la lengua, hacen que, finalmente las líneas superiores e inferiores pierdan su paralelismo causando mordida cruzada.

Sin embargo, para que las malformaciones sean evidentes, es necesario ejercer una presión más o menos constante durante varias horas diarias.

En este sentido, desde SEDO explican que el uso permanente del chupete descoloca los dientes, pero si se retira antes de los dos años vuelven a reubicarse unos meses después. El motivo es que, dejándolo antes de los 24 meses, no llegan a producirse malformaciones de la articulación temporomandibular ni deformaciones óseas significativas que modifiquen la arcada dental definitiva.

Sin embargo, se han realizado diversos estudios que demuestran que, retirándolo a tiempo, es un instrumento muy útil, tanto para los niños como para sus padres. El chupete ayuda a los bebés a conciliar el sueño y a calmarse cuando lloran, reduce la incidencia de la muerte súbita y es menos perjudicial que el hábito de chuparse el dedo (o incluso la mano), o dormirse mientras toman el biberón durante la llamada fase oral.

Otra cosa positiva del chupete es que les ayuda a estimular el efecto de succión, ya que, a veces, cuando son muy pequeños o prematuros no tienen fuerza suficiente para succionar y una forma de ayudarles es “haciendo gimnasia” con el chupete.

Consejos para el buen uso del chupete

La Sociedad Española de Ortodoncia destaca una serie de recomendaciones respecto al uso del chupete para evitar daños en el desarrollo de la boca del bebé:

– Emplear el chupete como método para evitar la succión del dedo, que tiene unas secuelas más graves.

– Limitar el uso del chupete a los 18-24 meses de edad, ya que existe una fuerte asociación entre este hábito y la alteración en la posición de la lengua que puede dar lugar a maloclusiones o malas mordidas.

– No utilizar el chupete para retrasar una comida.

Si las maloclusiones no se corrigen de manera precoz el niño puede desarrollar una maloclusión más grave y más difícil de corregirlas.

Por ello, coincidimos con SEDO en recomendar que cuando los niños cumplan los 6 años hay que llevarlos a que los revise un ortodoncista. A esa edad estaremos a tiempo de realizar un sencillo tratamiento de ortopedia dentofacial que puede evitar una operación de cirugía ortognática en la edad adulta.

 

En la actualidad existe una gran oferta de dentífricos en supermercados y farmacias, lo que hace que muchos de nuestros pacientes nos preguntan qué pasta deben elegir.

Nosotros siempre recomendamos que antes de elegir una pasta dental pasen a vernos y, dependiendo del estado de su boca, les aconsejaremos cuál es la más conveniente.

Hay diferentes tipos de pastas dentales: la tradicional para prevenir la caries; las que tratan la sensibilidad y enfermedades periodontales; y las blanqueadoras.

Para prevenir la caries, nosotros siempre recomendamos dentífricos que tengan una cantidad de flúor superior a 1.000 partículas por millón (ppm). Este tipo de pastas aumentan la resistencia del esmalte y frenan la aparición del sarro. En cuanto a los niños también recomendamos dentífricos de 1.000 ppm. Eso sí, una cantidad equivalente a un grano de arroz hasta los 3 años, y una cantidad similar a un guisante hasta los 6 años.

Por otro lado, en los supermercados y en las farmacias también hay pastas dentales que reducen la sensibilidad dental ocasionada por el desgaste del esmalte; y las que combaten las enfermedades periodontales como la gingivitis (que provoca el sangrado de las encías). Nosotros recomendamos que no deben utilizarse más de 15 días seguidos, y si el problema continúa invitamos a nuestros pacientes que pasen a vernos porque puede tratarse de algo más importante.

En cuanto a las pastas blanqueadoras, nosotros siempre recomendamos que sólo se utilicen como apoyo de un tratamiento de blanqueamiento dental, ya que por sí solas su efecto es muy limitado.

 

Existen varias aplicaciones con las que aprenderán técnicas de cepillado de forma divertida. Happy Touch, es una app de un juego con animales para niños a partir de 2 años. Eligen un animal y aprenden a cepillarles los dientes tocando la pantalla del smartphone.

También podemos destacar varias apps de cuentos interactivos como Brushing Time o Good Night Star. El primero, ayuda a los niños a familiarizarse con el hábito de cepillarse los dientes y a valorar su importancia para la salud bucal y para su propio futuro. El segundo, cuenta la historia una estrella que, tras lavarse los dientes ya puede irse a dormir.

Otra app muy recomendable para los peques es Bad Teeth Doctor, donde no solo aprenden a limpiarse los dientes sino que también se les enseña a eliminar los gérmenes de la boca o a limpiarse la lengua.

 

Os informamos que nuestra Clínica permanecerá cerrada por vacaciones del 13 al 26 de agosto (ambos inclusive).

El equipo que forma Clínica Dental Alcalá se tomará unas merecidas vacaciones para cargar las pilas, con el objetivo principal de poder seguir ofreciendo los mejores servicios odontológicos y tratamientos dentales de alta calidad justo a la vuelta, el 27 de agosto.

¡Aprovechamos para desearos unas felices vacaciones y para recordaros que no olvidéis cuidar de vuestros dientes!

 

La periodontitis es una enfermedad infecciosa crónica que afecta a los tejidos que rodean y sostienen los dientes, y que en los adultos es la causa principal de la caída de los mismos.

La primera señal de alerta que nos indica que podemos padecer esta enfermedad, es la aparición de un enrojecimiento y un sangrado de las encías tras cepillarnos los dientes.

Otros síntomas son: la halitosis o mal aliento; la retracción gingival (dando a los dientes el aspecto de estar alargados); movilidad de dientes o dientes flojos, y por último, la pérdida de dientes.

Por otro lado, la periodontitis también conlleva riesgos sistémicos, como infartos de miocardio e ictus; diabetes mellitus, y partos prematuros y de bajo peso.

Causas 

La periodontitis viene causada por:

– Placa bacteriana y sarro

– Tabaco.

– Estrés.

– Edad.

– Enfermedades sistémicas: tales como alteraciones hematológicas, o alteraciones genéticas, entre otras.

Tipos

Hay varios tipos de periodontitis:

– Crónica: es el tipo de pediodontitis más común. No afecta a todos los dientes por igual ya que el avance de la enfermedad es lento.

– Agresiva: aunque puede aparecer a cualquier edad, lo normal es que se manifieste a una edad temprana. Se caracteriza por la pérdida de inserción y una destrucción ósea rápida.

– Sistémica: pueden ser manifestaciones tempranas de diabetes, leucemias, alteraciones de neutrofilos, etc.

– Necrosante: se trata de una infección caracterizada por la necrosis y decapitación de las papilas interdentarias, que se manifiesta, además, con hemorragia gingival y dolor.

La necrosis gingival evoluciona con rapidez, produciendo en personas jóvenes una destrucción de tejido y formación de un cráter.

Absceso periodontal: es un acúmulo localizado de pus, el tratamiento debe ser inmediato para aliviar el dolor y tratar la infección.

¿Cómo combatir la periodontitis?

Si queremos mantener nuestras encías sanas te recomendamos:

– Cepillarse los dientes dos veces al día

– Uso de la seda dental regularmente para remover la placa de entre los dientes.

– Pasar regularmente por nuestra clínica para chequeos y una limpieza profesional.

– No fumar.

En Clínica Dental Alcalá recomendamos a nuestros pacientes con periodontitis que se realicen una limpieza dental, mínimo dos veces al año. Incluso puede ser preciso cada tres o cuatro meses, dependiendo de cada caso.

 

El sarro dental es la acumulación de placa en el esmalte de nuestros dientes, que puede favorecer en la aparición de caries y provocar enfermedades graves como la gingivitis o periodontitis. No sólo amenaza la salud de los dientes y encías, sino que también constituye un problema estético. Como es más poroso, absorbe las manchas con facilidad.

A diferencia de la placa, que es una película incolora, el sarro es una formación de minerales fácilmente visible si se localiza por encima de la línea de las encías. El indicador de sarro más común es observar un color marrón o amarillento en los dientes o encías.

La clave para prevenir el sarro en nuestros dientes es una buena higiene dental, utilizando técnicas adecuadas y la frecuencia necesaria para evitar la acumulación en nuestra dentadura.

En Clínica Dental Alcalá te recomendamos que uses siempre hilo dental o cepillos interproximales después de las comidas. De esta forma limpiarás los pequeños espacios entre los dientes.

La alimentación también es un factor a tener en cuenta a la hora de la formación del sarro. Alimentos con azúcares influyen en la creación del sarro en nuestro esmalte. Te recomendamos que tomes lácteos y algunas frutas como manzanas, apio, o zanahorias que ayudan a evitar esa creación de sarro, ya que al masticarlos realizan una función de limpieza en nuestros dientes.

Otro de los hábitos que están relacionados con la acumulación de sarro, es el tabaquismo.

¿Cómo afecta el sarro?

El sarro se va depositando en nuestros dientes y va inflamando nuestras encías que con el paso del tiempo pueden sangran, inflamarse y coger un color enrojecido. Este proceso se le denomina gingivitis y normalmente con una higiene bucodental se soluciona el problema, pero si no lo llevamos a cabo, el sarro cada vez será de mayor cantidad y más duro y nos provocará periodontitis.

Si con estos consejos no logras acabar con el sarro, necesitas realizarte una limpieza dental profesional, por lo menos una vez al año que eliminará todo el sarro acumulado en tus dientes y encías. Es un tratamiento muy rápido y te evitará males mayores.

En Clínica Dental Alcalá estamos para ayudarte. Pide cita y acaba con el problema.

 

Con el verano llegan las vacaciones, una etapa en la que solemos descuidar nuestra salud dental. Tenemos una peor alimentación y aumentamos la ingesta de helados, bebidas azucaradas, granizados, bebidas alcohólicas y tabaco.

Este cambio negativo de hábitos puede incrementar patologías como la gingivitis, la caries, el sarro, o la periodontitis, entre otras enfermedades.

En Clínica Dental Alcalá te recomendamos que antes de comenzar tus vacaciones pases por nuestra consulta para valorar el estado de tu boca y recomendarte unas pautas a seguir.

Consejos para mantener una salud dental en vacaciones

  • Cepillarse mínimo 3 veces al día.
  • Uso diario de la seda dental y del cepillo interdental
  • Manterner siempre una buena hidratación, ya que las altas temperaturas reducen la generación de saliva que provoca el aumento de la placa bacteriana.
  • Disminuir el consumo de café, tabaco, té y vino para evitar los dientes amarillos.
  • Para evitar la sensibilidad dental reducir el consumo de cítricos
  • Consumir productos lácteos y pescado que contribuyen a la prevención de problemas bucodentales.

Los dientes de un bebé empiezan a salir a partir de los 6 meses. La dentición completa de leche puede durar hasta los 3 años. Hay casos en que el inicio del brote de los dientes es anterior a esa edad e incluso hay niños que nacen con dientes. En el otro extremo están los niños que con 3 años todavía no tienen la dentición de leche completa. Esto no quiere decir que tu hijo sea precoz o esté enfermo. Simplemente se debe a que la erupción dental tiene que ver con un factor genético.

La erupción dental no hace enfermar a un niño dado que este periodo abarca una gran etapa. Es normal que nuestro bebé se resienta pero no existe una relación causa-efecto.

La gran salivación que se produce se debe a que el bebé se está preparando para la ingesta de alimentos y continuamente está rozando los dientes con la lengua. Esta es la principal causa de la salivación y no los piquitos de los dientes que asoman.

Diarrea como consecuencia de la dentición

Si nuestro bebe tiene diarrea, fiebre alta o vómitos debemos llevarlo al médico ya que probablemente no sean causados por la erupción dentaria. Generalmente en este período los niños están más irritables, tienen las encías inflamadas y se llevan todo a la boca. Por ello, es fácil que las diarreas puedan ser síntoma de otra enfermedad que puede estar afectando al niño.

Sin embargo, el cambio de PH de la saliva sí puede provocar escoceduras. La saliva se vuelve más ácida y, al tragarla, la orina también se vuelve más ácida afectando a su delicada piel, pudiendo provocar irritaciones e incluso heridas. La mejor solución a este problema es cambiarle el pañal en cuanto notemos que está mojado. Al limpiarlo y cambiarlo es conveniente aplicar algún tipo de crema protectora para evitar la aparición de heridas y escozores. De esta manera haremos menos doloroso el proceso de dentición de nuestro pequeño.

 

 

 

 

Contacta por teléfono



 Teléfono:
(+34) 913 566 077

 Dirección:
Alcalá 198 (entrada por Bocangel) 1B esc dcha
28028 Madrid
Metro: Ventas – Autobuses: 48, 53, 106, 110, 210
¿Como llegar?

 Horario:
Lunes a Jueves de 10:00 -20:00 ( horario ininterrumpido)
Viernes de 10:00 – 18:00 ( horario ininterrumpido)

 Email:
recepcion@clinicadentalalcala.com

Contacta por email



1 + 0 = ?